Sentencia que condena por acciones de Bankia

Acciones de Bankia: Sentencia
12 febrero, 2015
Salida a Bolsa de Bankia
16 febrero, 2015
Show all

Sentencia de 11 de noviembre de 2014, del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Ávila.

The logo of Spain's Bankia bank is seen at one of its branches in front of its headquarters building in Madrid

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero

Que con fecha 25.Junio.2014, la indicada parte actora interpuso demanda de juicio verbal arreglada a las prescripciones legales, en la cual solicitaba previa alegación de los hechos y fundamentos de derecho, que se dicte sentencia por la que se condene a BANKIA, S.A. a estar y pasar por los siguientes pronunciamientos:

a) Que se declare la nulidad del contrato de compra de acciones de Bankia de 19 de julio de 2011, procediendo, en consecuencia, a la restitución de prestaciones entre ambas partes, debiendo BANKIA, S.A. entregar a la demandante la suma de CINCO MIL EUROS (5.000,00 €) más las comisiones cobradas y los intereses legales desde la fecha de suscripción, devolviéndose por parte del actor las 13 acciones que aún permanecen en su poder.

b) Subsidiariamente y para el improbable caso de no estimarse el pedimento a), que se declare la estimación de la acción de resarcimiento por daños y perjuicios derivada de la mala comercialización en la venta de las acciones por infracción grave del deber de información por dolo directo y dolo reticente en la cantidad de CUATRO MIL NOVECIENTOS TREINTA Y CINCO EUROS (4.935 €) para mi mandante más los intereses legales desde la fecha de la compra de las acciones, y sin perjuicio de la cantidad final que resulte en la fecha de la Sentencia de conformidad con el valor de las acciones a esa fecha para el cálculo del diferencial.

c) Que se impongan las costas procesales a la demandada.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

Se ejercita en la demanda, como acción principal, la de declaración de nulidad del contrato de compra de acciones de Bankia instrumentalizado en el documento nº 1 aportado con la demanda:

-de fecha 30 de junio de 2011.

Se fundamenta la demanda en la existencia de vicio en el consentimiento prestado para el otorgamiento del contrato por dolo o error, con fundamento en los artículos 1.261 , 1.265 , 1.266 , 1.269 , 1.270 y 1.300 del Código Civil .

Subsidiariamente se ejercita en la demanda la acción de indemnización por responsabilidad contractual ex art. 1.101 C.C.

SEGUNDO

1.- En cuanto a la acción de nulidad contractual por vicio del consentimiento:

– Sobre la base de la existencia de error determinante de la nulidad del contrato

– Planteada en la demanda con carácter principal

– Al respecto cabe efectuar las siguientes consideraciones, como fundamento de la conclusión estimatoria de la demanda, acogiendo la acción planteada:

– El consentimiento válidamente prestado es un requisito esencial de la validez de los contratos y el artículo 1.265 del Código Civil declara la nulidad del consentimiento prestado por error, en los términos que establece el artículo 1.266 del mismo Código.

De esta forma, el error se produce cuando la voluntad del contratante se ha formado anormalmente a partir de una creencia inexacta sobre el objeto esencial del contrato.

Tal como señala la sentencia del Tribunal Supremo de 26 de junio 2000, “debe de recaer sobre la cosa que constituye su objeto o sobre aquellas condiciones que principalmente hubieran dado lugar a su celebración, de modo que se revele paladinamente su esencialidad; que no sea imputable a quién lo padece; un nexo causal entre el mismo y la finalidad que se pretendía en el negocio jurídico concertado, y que sea excusable, en el sentido de que sea inevitable, no habiendo podido ser evitado por el que lo padeció empleando una diligencia media o regular” (STS 14 y 18 febrero 1994 y 11 mayo 1998).

2.- En los presentes autos, la valoración de la prueba practicada pone de manifiesto:

Contrastando el contenido de las cuentas anuales de Bankia a 31-12-2011 sin auditar presentadas en la CNMV el 4-5-2012 con las cuentas anuales de Bankia a 31-12-2011 auditadas presentadas en la CNMV el 25-5-2012, se aprecia sin necesidad de unos conocimientos económico-contables especiales la existencia en términos cuantitativos y cualitativos económicos de una gran diferencia, sustancial, entre las primeras y las segundas, pues mientras que en aquellas se expresaba que “Una vez deducidos el impuesto de sociedades y el beneficio correspondiente a intereses minoritarios, el beneficio atribuido al Grupo Bankia totalizó 309 millones de euros en términos pro forma al finalizar diciembre de 2011″, en las segundas y según se expresa en el epígrafe 4.3 respecto a la cuenta de resultados se recoge que ” Tras contabilizar el impuesto de sociedades, el resultado negativo del ejercicio después de impuestos totalizó 3.031 millones de euros al finalizar diciembre de 2011 “.

Igualmente es de destacar que conforme refleja el doc. nº 3 aportado en el acto del juicio consistente en el Informe emitido por el Banco de España sobre la materia titulada “Proceso de recapitalización y reestructuración bancaria” de fecha 28 de septiembre de 2012 consta en el apartado correspondiente a necesidades de capital de los grupos bancarios analizados que el grupo Bankia-BFA incluso en un escenario base -se entiende que el normal o no adverso- precisaría de 13.230 millones de euros.

Los datos objetivos expuestos contrastan radicalmente con la información ofrecida al consumidor o destinatario de la acciones de Bankia contenida en el Resumen o folleto informativo aportado como doc. nº 3 de la demanda

– Una de cuyas finalidades a tenor del propio folleto era la de describir las principales características y los riesgos esenciales asociados al emisor y a los valores

– Y en el que se presentaba en uno de sus apartados -titulado “INFORMACION SOBRE EL EMISOR”

– A Bankia como “la primera entidad financiera en términos de activos totales en España”

– Y en el cuadro correspondiente a la información financiera intermedia, en cuanto a la cuenta de resultados se atribuía al grupo Bankia, en lo referente al primer trimestre de 2011un beneficio de 91 millones de euros.

Ahora bien, como antes se expresó:

– Tal información era “proforma”, no estaba auditada, y

– Como resulta de contrastar datos.

– Como los presentados por Bankia en el referido folleto informativo (primera entidad financiera española en términos de activos totales, cuenta de resultados con beneficios millonarios).

– Con los datos objetivos puestos de manifiesto por información como la anteriormente relacionada.

Cabe considerar que aquellos no reflejaban ni siquiera de lejos o aproximadamente la imagen económica real de la referida entidad al tiempo de la contratación.

Sin que en otro orden de cosas conste acreditado que por parte de Bankia a través de alguno de sus empleados se hubiera advertido o informado a la hoy demandante acerca:

– De que la situación económica real de Bankia era más próxima a la que reflejan los documentos antes indicados (las cuentas auditadas, el informe del Banco de España).

– Que la imagen económica tan boyante y atractiva para posibles interesados en adquirir sus acciones con que se presentaba en el folleto informativo.

Siendo de destacar a mayores de los datos objetivos:

– Ya indicados de que la verdadera cuenta de resultados con que se cerró 2011 arrojaba pérdidas mil millonarias.

– Y de las enormes necesidades de capital que precisaba Bankia.

El hecho de que conforme al Informe de auditoría de cuentas anuales consolidadas de Deloitte de fecha 28 de mayo de 2012 el Banco Financiero y de Ahorros, S.A., a 31 de diciembre de 2011 se hallaba incurso en causa legal de disolución, expresándose que “A 31 de diciembre de 2011, el patrimonio neto de Banco Financiero y de Ahorros, S.A. no alcanzaba la mitad de su capital social como consecuencia de las pérdidas acumuladas hasta ese momento”.

3.- A la vista de las referidas pruebas cabe considerar acreditado que:

– Información relevante contenida en el documento informativo principal dirigido al posible adquirente de acciones de Bankia como era el Resumen o folleto informativo -doc. nº 3 de la demanda-.

– Contenía unos datos informativos acerca del emisor de las acciones (“se describen las principales características y los riesgos esenciales asociados al emisor” se decía al inicio del folleto informativo) que no se ajustaban a la verdadera situación económica de la entidad en aquel tiempo.

– Y que de haber conocido ésta, siendo que las eventuales implicaciones negativas para la pérdida de valor del producto adquirido se le representaban a cualquiera, dada la difícil situación económica real en que se encontraba incursa la entidad emisora de las acciones.

– Es evidente y así cabe presumirlo ex art. 386 LEC que como se dice en la demanda nadie en su sano juicio ni en particular en el caso enjuiciado la demandante habría adquirido tales acciones, estimándose por tanto concurrente un error vicio sufrido por la demandante a la hora de llevar a cabo la contratación plasmada en el documento nº 1 aportado con la demanda, que satisface las exigencias jurisprudenciales ya referidas para su admisibilidad a los efectos de conforme al artículo 1.265 del Código Civil declarar la nulidad del consentimiento prestado por error y anular el contrato en cuestión conforme al art. 1.300 del mismo Código.

4.- Procediendo por cuantas consideraciones se dejan efectuadas la estimación íntegra de la demanda acogiendo la primera de las acciones planteadas, con los efectos legales inherentes ex art. 1.303 del Código Civil , sin que, en otro orden de cosas, proceda estimar concurrente cuestión prejudicial penal basada en los hechos expuestos por la parte demandada, ya que a los efectos del presente pleito la cuestión de la posible responsabilidad penal en que se pueda haber incurrido por los hechos que son objeto de investigación en el Juzgado Central de Instrucción nº 4 en Diligencias Previas nº 59/2012 resulta indiferente, pues con base en el conjunto probatorio reseñado y en general el resto de prueba documental obrante en autos cabe resolver sobre el fondo del asunto sin necesidad de suspender el presente proceso civil y estar a la resolución definitiva que en su momento recaiga en aquel procedimiento penal o su derivado; cabe recordar la reiterada jurisprudencia que señala el criterio restrictivo con el que ha de apreciarse la prejudicialidad penal, y que para su apreciación el art. 40.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil exige no sólo la existencia de la causa criminal invocada sino que además la decisión del tribunal penal acerca del hecho por el que se procede en tal causa “pueda tener influencia decisiva en la resolución sobre el asunto civil”, lo cual no acaece en el caso enjuiciado, en que conforme a las consideraciones que han conducido a la estimación de la demanda resultaría irrelevante el resultado de aquella causa penal.

TERCERO

Dado el resultado del presente pleito, es aplicable la regla general del criterio del vencimiento objetivo establecida en el art. 394.1 LEC y procede la imposición de costas a la parte demandada. Vistos los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación, en nombre de S.M. el Rey y por el poder jurisdiccional que me otorga la Constitución española,

FALLO

Que estimando íntegramente la demanda interpuesta nombre y representación de Dª Milagros , contra la entidad BANKIA, S.A., DEBO DECLARAR Y DECLARO la nulidad del contrato de compra de acciones de Bankia a que se refiere el documento nº 1 aportado con la demanda, y en consecuencia, DEBO CONDENAR Y CONDENO a BANKIA, S.A. a entregar a la demandante la suma de CINCO MIL EUROS (5.000,00 €) más las comisiones cobradas y los intereses legales desde la fecha de suscripción, devolviéndose por parte de la actora las 13 acciones que aún permanecen en su poder.

FB
FB

Comments are closed.