Participaciones preferentes sentencia a Bankia

Participaciones Preferentes Bankia, nulidad
2 diciembre, 2014
Cláusula suelo en empresas
4 diciembre, 2014
Show all

Se trata de la reciente Sentencia de 24 de octubre de 2014 el Juzgado de 1ª Instancianº 49 de Madrid que condena a Bankia por participaciones preferentes.

El art. 78 LMV obliga a las entidades de crédito, cuando prestan servicios de inversión, a respetar las normas de conducta contenidas en la Ley de Mercado de Valores. El citado art.78 establece que “Las entidades que presten servicios de inversión deberán comportarse con diligencia y transparencia en interés de sus clientes, cuidando de tales intereses como si fueran propios, y, en particular, observando la normas establecida en este capítulo y en sus disposiciones reglamentarias de desarrollo”.

En este sentido cabe tener en cuenta que las participaciones preferentes, tal como reseña el informe de la CNMV, constituyen un producto complejo de difícil seguimiento de su rentabilidad y que cotiza en el mercado secundario, lo que implica para el cliente mayores dificultades para conocer el resultado de su inversión y para proceder a su venta, y, correlativamente, incrementada la obligación exigible al banco sobre las vicisitudes que puedan rodear la inversión, entre ellos, los rumores sobre la solvencia del emisor.

En el caso presente el producto se ofrece a la demandante en el año 2009, cuando vencían los títulos participaciones preferentes de emisión anterior y le es ofrecida la suscripción de las participaciones. No se trata por tanto de divulgación general de un producto sino de una recomendación dirigida al cliente a través de la propia entidad demandada. Antes de prestar dicho asesoramiento y suscribir cualquier operación el art. 79 bis LMV apartado 6 dispone que “la entidad obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, incluidos en su caso los clientes potenciales, en el ámbito de inversión correspondiente al tipo de producto o de servicio concreto de que se trate; sobre la situación financiera y los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda recomendarle los servicios de inversión e instrumentos financieros que más le convengan. Cuando la entidad no obtenga esta información, no recomendará servicios de inversión o instrumentos financieros al cliente o posible cliente.”

En el caso presente, no se efectuó el citado test de idoneidad, aportándose, como documento nº 4.1 cuestionario a nombre de titular; en este caso existe asesoramiento, hay una recomendación personalizada, y era necesario el de idoneidad que recoge otros detalles.

El perfil del inversor que alega y recoge, y no desvirtúa la parte contraria, no se corresponde con las características del producto, ya que si era muy conservador, no era las participaciones preferentes, que la propia entidad calificó de “elevado riesgo” en las emisiones 2009 para los clientes cuando firmaban el contrato, repetimos no era este producto aconsejable para un cliente que en doc.4.1 “desea que su patrimonio crezca de manera estable y no acepta oscilaciones negativas…” sic. en doc. 4.1 pº “perfil de inversor”.

FB
FB

Comments are closed.