Impugnación cuaderno particional

Interdicto: recobrar la posesión
28 Noviembre, 2014
Cuaderno particional – Sentencia 16/2009
28 Noviembre, 2014
Show all

Sentencia de 3 de octubre de 2002, de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

“La función de la aprobación judicial de la división hereditaria, como el propio art. 787.5 párrafo 2 LEC. previene, es garantizar la ejecución inmediata de la partición, no resolver la controversia que susciten las partes, que en su caso debe ventilarse por el procedimiento que corresponda. Por eso tajantemente el art. 787.5 párrafo 2 de la LEC establece que la sentencia que recaiga se llevará a efecto, sin que la falta de recurso específico contra la aprobación judicial de la partición suponga atentar contra la tutela judicial efectiva, pues queda siempre a las partes la posibilidad de acudir al juicio ordinario correspondiente.

Podría plantearse en este contexto si el juicio verbal de aprobación podría tener un ámbito propio de controversia, que no pudiese ya plantearse con carácter plenario en el juicio ordinario, referido principalmente al avalúo de bienes y a la formación de lotes, lo que justificaría un procedimiento específico y un régimen propio de recursos, y podría conducir a que no fuese posible dirimir en el juicio plenario lo ya resuelto por la sentencia dictada en el juicio verbal. Sin embargo frente a este planteamiento, debe sostenerse por el contrario que la impugnación de la partición tiene su procedimiento específico a través de la acción rescisoria de la partición, regulada detalladamente en el FNN (en especial ley 336) y en el Código Civil, que es una acción típica de gran tradición histórica, y que parece propia de un juicio ordinario y no de un juicio sumario, que no produce cosa juzgada. Significándose la dificultad de deslindar el procedimiento material de partición con las cuestiones jurídicas derivadas de la naturaleza del llamamiento y de la interpretación del testamento. Como sucede en este caso concreto, en el que el procedimiento de avalúo se liga a la naturaleza que se predica de la institución (un prelegado de cosa determinada), y a la naturaleza que se predica del llamamiento (que según los recurrentes debe conducir a la exclusión de los hijos del primer matrimonio en los bienes concretos que corresponden a las conquistas del segundo matrimonio)”.

FB
FB

Comments are closed.