Clip Bankinter: condena por venta de swap

Preferentes: condena a NovaGalicia Banco SA
17 julio, 2012
Caja Rural condenada por un swap.
27 noviembre, 2012
Show all

Ferrer-Bonsoms, Agobados es un despacho especializado en Derecho Bancario con sede en Madrid, Pamplona y Sevilla. Si lo desea, puede describirnos su caso completando el siguiente formulario y nuestros profesionales podrán ofrecerle una primera valoración.

Se trata de la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Logroño que declara la nulidad de un Clip Bankinter.

Alegatos de la parte actora

La parte actora, el 10 de abril de 2006, suscribió un contrato de póliza de préstamo con la parte demandada.

El 10 de abril de 2006 concertaron un contrato denominado Condiciones Generales del Contrato de Gestión de Riesgos Financieros y otro llamado Clip Bankinter 06-5.03 sobre 100.000 € y, sin solución de continuidad, otro Clip Bankinter Extra 08-2 sobre el mismo nocional. El día 12 de enero de 2007 se firma el Clip Bankinter 07-1.3 sobre 100.000 € y el 15 de junio de 2007 el 07-8.3 sobre 300.000 €, actualizado el 20 de noviembre de 2008.

El primer dato a destacar, según el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Logroño, es el desequilibrio en las prestaciones de todos y cada uno de los contratos suscritos entre las partes. En ellos, el cliente, sólo puede obtener un beneficio máximo de medio punto siempre que el Euribor se encuentre en unos determinados rangos. Sin embargo, en el supuesto de descensos el cliente debe pagar “sin límite alguno”.

Como establece su Señoría: “más que suponer la estabilidad para el cliente (esa es la finalidad con la que se vende el producto) parece que se persiga la estabilidad del banco frente a una bajada de tipos”.

El banco se encuentra en una posición de ventaja hacia el cliente. Así lo entiende el Juzgador, y así se demuestra del expositivo I de las condiciones generales.

Está posición privilegiada de Bankinter y de disponer, en su favor, de las obligaciones contractuales, se patentiza en la Cláusula 5 en la que el cliente reconoce el derecho del banco de revocar la oferta por circunstancias sobrevenidas que alteren la situación existente cuando se hizo la oferta, solo “a juicio del banco” sin que el cliente pueda exigir su cumplimiento.

En relación con la cancelación del producto (Clip Bankinter), al cliente no se le concede la misma facultad resolutoria por “variación sustancial de las circunstancias que sirvieron de base para la formalización de la operación”.

El juez considera también que merece una especial atención la no concreción del coste de cancelación en las condiciones generales. Así, dentro de las condiciones particulares, tampoco se mencionan los riegos de la operación ni facilitar información complementaria.

En definitiva, el cliente creía que lo que firmaba era un producto financiero para proteger los costes ante posibles subidas de interés cuando lo que en realidad suscribía eran unos contratos (Clip Bankinter) de elevado riesgo que podían comportar y comportaron cuantiosas pérdidas. Dicho error es esencial e inexcusable, por lo que produce la nulidad que el Juzgado declara, y la obligación de restituirse recíprocamente las cosas que hubieran sido materia del contrato.

El RD Leg. 1/07 exige claridad, concreción y sencillez en la redacción de las cláusulas no negociadas individualmente, sin reenvíos y con posibilidad de comprensión directa. Pero, además, exigen “justo equilibrio” de derechos y obligaciones, calificándose como “abusiva” la que origina un “desequilibrio importante” y determina la falta de “reciprocidad”.

Para que los swap (Clip Bankinter) produzcan verdaderamente cierta estabilidad en los tipos de interés es necesario:

1.- Que el nominal de la hipoteca y del swap sean coincidentes.

2.- Que el tipo de referencia para calcular el pago variable coincida con el tipo de referencia de las líneas de crédito a cubrirse.

Ambos supuestos no se cumplen en el caso que nos concierne.

Además, como dice el Juzgado, dicho pacto es “desequilibrado”, ya que la entidad bancaria se cubre pagando en el peor de los casos el 10%, mientras que el cliente carga con toda la bajada de los tipos. Esto provoca, asimismo, la nulidad del contrato por desequilibrio.

Por ello, condena a Bankinter, S.A. a devolver al cliente todas las liquidaciones cobradas, así como la devolución por parte del cliente de las liquidaciones favorables.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *