Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de noviembre de 2012: depósito estructurado Banco Santander

Nulidad cláusula suelo
4 Diciembre, 2012
Banco Popular condenada a pagar el exceso de interés por descubierto a una pyme
6 Febrero, 2013
Show all

Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de noviembre de 2012.

Resuelve Recurso Audiencia Provincial de Madrid (sec 18), que desestimó el recurso de primera instancia frente a Banco Santander.

Juzgado de Primera Instancia nº 48 de Madrid, que desestimó la demanda presentada frente a Banco Santander.

Supuesto de hecho:

En mayo de 2005, Banco Santander SA propuso al cliente un “depósito estructurado auto cancelable de capital no garantizado ligado a la evolución de acciones de renta variable”.

Por ello los actores suscribieron con Banco Santander SA:

-Una póliza de crédito por importe de 1.000.000€ destinado a la adquisición de valores negociables, y vencimiento a 3 de noviembre de 2009. Un contrato de descuento estructurado, entregando a Banco Santander un millón de euros, con una retribución de 10% anual, y un interés adicional en función de la evolución de las acciones bursátiles subyacentes de Telefónica SA, BBVA e Iberdrola SA.

-Otra serie de contratos similares en cuanto la dinámica de dinero invertido en estructurados.

Argumentos de la parte actora:

-Artículo 7 del CC. Hay mala fe en Banco Santander SA. Debía haber advertido del riesgo de la operación, de forma clara, directa y sencilla.

-Artículo 27 de la Directiva 2006/73, de la CEE en relación a la información a cliente.

-Artículos 1258 y 1261 del CC en relación a la inexistencia del consentimiento.

-Artículos 1265 y 1266 del CC relativos a vicios del consentimiento.

-Artículo 1274 del CC por ser ilícita la causa de los contratos.

-Doctrina de los actos propios de Banco Santander: información relativa a que el producto no había sufrido variaciones.

-Normas sobre la imposibilidad de cumplir por cancelar anticipadamente la financiación.

-Circular 3/2000 de la CNMV.

Y solicitó al Juez: Primero, declarar nulos los contratos XXX, y como consecuencia la entidad devuelva los fondos propios aportados, así como los intereses legales, intereses y gastos originados por las operaciones, deducidos los rendimientos obtenidos por las inversiones.

Subsidiariamente, declarar anulables los contratos, con reembolso y cancelación de pólizas, subsidiariamente que las pólizas estén vigentes.

La entidad respondió a tales alegatos. Interesa destacar de éstos esta cláusula incluida en el contrato “el titular manifiesta que ha tomado su propia decisión libre e independientemente sobre la conveniencia u oportunidad de contratar el producto estructurado… que ha recibido las oportunas advertencias por parte de Santander Central Hispano sobre los riesgos del producto y, en concreto, sobre la posibilidad de que la rentabilidad del mismo sea negativa”.

Apelación:

Desestima el recurso. La audiencia considera que Banco Santander SA cumplió el deber precontractual de veracidad informativa respecto de sus clientes, así como que la diversidad de vencimientos respondía a la voluntad no viciada de dos partes. En definitiva, declaró que los demandantes no habían sufrido error vicio alguno al no unificar el régimen de los respectivos contratos.

Recurso de Casación desestimado. Se basa en los argumentos presentado por los actores:

Uno. Infracción del artículo 7 del CC.

Dos. Infracción del artículo 1258 del CC.

Tres. Infracción artículos 1261, 1265, 1266 del CC.

Cuatro. Infracción doctrina de los actos propios.

Quinto. Infracción doctrina de los actos coligados.

Fundamento:

Primer motivo, artículo 7 del CC, y falta de buena fe de la entidad. No informó de los riesgos. La Audiencia en su fundamento tercero ya declaró que en los contrato consta claramente cuales son los riesgos de la inversión.

Segundo motivo, artículo 1258 del CC, no podrían vencer los activos financieros por un lado, y los préstamos por otro. Entiende el Tribunal que si bien los contratos de préstamo fueron otorgados con la finalidad inversora, y vinculados, posteriormente las partes cambiaron de criterio. Y ello por la autonomía de la voluntad que rige, por la cual cancelaron unos productos, y adquirieron otros. En este sentido la Audiencia declaró que es posible suscribir contratos de inversión sin préstamos.

Tercer motivo. Infracción artículos 1261, 1265 y 1266 del CC. Vicio del consentimiento por error. El error es inexcusable, es decir, no puede ser alegado por quien lo padece. Y ello por el simple motivo de que en los contratos a vencimiento, los actores eran o debían ser conscientes de que, al cumplirse los plazos, habrían de soportar las reclamaciones de la insatisfecha acreedora.

Cuarto motivo. Infracción doctrina de los actos propios. Banco Santander suministró información de los valores dándoles a conocer que los mismos no habían sufrido variación desde que los contrataron.

El motivo no se admite dado que no citan ninguna norma, y no corresponde al Tribunal Supremo su búsqueda. Por otro lado, a esto no se refirió el Tribunal de apelación, por lo que no puede ser tratada por “nueva”, necesitada de un previo recurso extraordinario por infracción procesal.

Quinto motivo. Doctrina de los actos conexos. El Tribunal no había tenido en cuenta que los contratos de financiación e inversión formaban una unidad económica.

El motivo no debe ser admitido por cuanto no se menciona la norma supuestamente infringida. Dicho supuesto es contrario al principio de pacta sunt servanda.

FB
FB

1 Comment

  1. Interesante! Yo esto de los depósitos estructurados y fórmulas un poco diferentes de los depósitos tradicionales me resulta un poco incomprensible, porque nunca sé las condiciones exactas. Siempre he optado por depósitos más habituales, como el Gasol de Banco Popular (que es el que tengo ahora mismo).
    Laura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *