Santander y CaixaBank aprovechan la tregua para emitir deuda

Elvira Rodríguez asegura que en el futuro no se repetirá un caso como el de las preferentes
20 Marzo, 2014
Caja Madrid dice ahora no saber por qué las preferentes se vendieron a particulares
20 Marzo, 2014
Show all
La sucesión de mínimos en los intereses de la renta fija alienta nuevas emisiones de deuda corporativa. Santander ha lanzado bonos a tres años y CaixaBank cédulas hipotecarias a diez años. La oleada se extiende también a empresas no cotizadas como Grupo Antolín. Caixabank cédulas hipotecarias Prácticamente al mismo tiempo que el Tesoro colocaba sus letras al menor coste de su historia, dos de las principales entidades financieras españolas acudían al mercado para reactivar sus emisiones de deuda. Desde enero de 2013, los diferenciales de deuda aplicados a la banca española se han reducido en cerca de 200 puntos básicos, mejorando los 150 puntos de descenso contabilizado en los diferenciales aplicados al conjunto de la banca periférica, según cálculos de Tradeweb. La incesante caída en los costes de financiación ha llevado a Santander a lanzar una emisión de bonos a un plazo de tres años y con un interés anual del 1,375 %, sólo una semana después de colocar 1.500 millones de euros en los denominados CoCos, participaciones preferentes contingentemente convertibles en acciones ordinarias del banco. Para llevar a cabo esta nueva colocación, Santander ha recurrido a los servicios de BNP Paribas, CMZ, HSBC e ING, además del propio Santander. El precio inicial barajado para los bonos a tres años rondaba los 85 puntos básicos por encima del índice de referencia para las emisiones de renta fija o midswap. La fortaleza de la demanda, por encima de los 2.500 millones de euros, podría abaratar el coste a los 82-83 puntos básicos. El importe adjudicado ha sido de 1.500 millones de euros. CaixaBank opta por las cédulas hipotecarias Al igual que Santander, CaixaBank ha decidido regresar al mercado de financiación. Pero en su caso ha optado por el lanzamiento de cédulas hipotecarias con vencimiento a diez años, por un importe de 1.000 millones de euros. El precio barajado inicialmente para las cédulas rondaba los 90 puntos básicos por encima del índice de referencia para las emisiones de renta fija o midswap. Pero la fortaleza de la demanda, superior a los 2.500 millones de euros, ha permitido rebajar el precio desde los 90 hasta los 80 puntos básicos, con un cupón del 2,625 %. Para llevar a cabo la operación, CaixaBank ha contratado los servicios, además de la propia CaixaBank, de Crédit Agricole, HSBC, JPMorgan y UBS. Las no cotizadas también acuden al mercado La sucesión de emisiones de deuda también se extiende a empresas no cotizadas españolas. Un día después de la colocación de Isolux, hoy es Grupo Antolín la encargada de ampliar esta oleada. El fabricante español de componentes para automóviles ha lanzado una emisión de deuda senior, con vencimiento en el año 2021, por un importe de 400 millones de euros.
Fuente: Expansión.com
FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *