Reducciones para la atención de situaciones de dependencia y envejecimiento

Reducciones de la base imponible
Reducciones de la base imponible en el IRPF
4 Agosto, 2017
Reglas comunes a los distintos sistemas de previsión social
Reglas comunes a los distintos sistemas de previsión social
9 Agosto, 2017
Show all
Situaciones de dependencia y envejecimiento

Las reducciones para la atención de situaciones de dependencia y envejecimiento a aplicar sobre la base imponible general del impuesto son de tres

  • Reducciones generales por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social
  • Reducciones por aportaciones y contribuciones a sistemas específicos de previsión social constituidos a favor de personas con discapacidad
  • Reducciones por aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad

Reducciones generales por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social

Se regulan en el artículo 51 de la LIRPF, que prevé su aplicación a distintas fórmulas de previsión social:

a) Aportaciones y contribuciones a planes de pensiones

Según establece el citado artículo, reducirán la base imponible del contribuyente en el ejercicio las siguientes aportaciones a planes de pensiones:

1. Las aportaciones efectuadas por el propio contribuyente como partícipe de un plan de pensiones

2. Las contribuciones efectuadas por el empresario promotor de un plan de pensiones del sistema de empleo siempre que las mismas se hayan imputado al contribuyente en concepto de rendimientos del trabajo.

b) Las aportaciones y contribuciones a las mutualidades de previsión social en los siguientes supuestos

  1. Las cantidades abonadas en virtud de contratos de seguro concertados con mutualidades de previsión social por profesionales (tanto lo integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social como los no integrados en ninguno de ellos), por sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado, y por los trabajadores de las citadas mutualidades, en la parte destinada a la cobertura de contingencias idénticas a las cubiertas por los planes de pensiones (invalidez, jubilación y fallecimiento, principalmente) y siempre que, en  el caso de los profesionales no integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, no hayan tenido la consideración de gasto deducible para los rendimientos netos de actividades económicas, tal y como analizamos en la anterior unidad didáctica.
  2. Las cantidades abonadas en virtud de contratos de seguro concertados con mutualidades de previsión social por empresarios individuales integrados en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, con los mismos requisitos adicionales expuestos en la letra a) anterior.
  3. Las cantidades abonadas en virtud de contratos de seguro concertados con mutualidades de previsión social por trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores, incluidas las contribuciones del promotor que les hubiesen sido imputadas en concepto de rendimientos del trabajo, cuando se efectúen de acuerdo con lo previsto en la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, incluyendo la contingencia de desempleo para los citados socios trabajadores.

c) Las primas satisfechas a los planes de previsión asegurados

Los planes de previsión asegurados son contratos de seguro que, según precisa el artículo 49 del RIRPF, deben cumplir los siguientes requisitos:

  1. El contribuyente deberá ser el tomador, asegurado y beneficiario. No obstante, en el caso de fallecimiento, podrá generar derecho a las prestaciones a favor de terceros previstas en la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones (Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.
  2. Las contingencias cubiertas deberán ser, únicamente, las previstas en la citada Ley de planes y fondos de pensiones y deberán tener como cobertura principal la de jubilación. Sólo se permitirá la disposición anticipada, total o parcial, en estos contratos, en los supuestos de enfermedad grave, desempleo de larga duración o por corresponder a primas abonadas con al menos diez años de antigüedad.

Este tipo de seguros tendrá obligatoriamente que ofrecer una garantía de interés y utilizar técnicas actuariales.

En las condiciones de la póliza se hará constar de forma expresa y destacada que se trata de un plan de previsión asegurado. La denominación “Plan de Previsión Asegurado” y sus siglas quedan, por tanto, reservadas a los contratos de seguro que cumplan los requisitos previstos en esta Ley.

Reglamentariamente se establecerán los requisitos y condiciones para la movilización de la provisión matemática (fondos acumulados) a otro plan de previsión asegurado.

d) Las aportaciones realizadas por los trabajadores a los planes de previsión social empresarial regulados en la disposición adicional primera del texto refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, incluyendo las contribuciones del tomador (empresario)

En todo caso, los planes de previsión social empresarial deberán cumplir requisitos similares a los antes expuestos para los planes de previsión asegurados, y, además, les serán de aplicación los principios de no discriminación, capitalización, irrevocabilidad de aportaciones y atribución de derechos establecidos en el artículo 5 del Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones. Además, la correspondiente póliza dispondrá las primas que, en cumplimiento del plan de previsión social, deberá satisfacer el tomador, las cuales serán objeto de imputación a los asegurados.

e) Las primas satisfechas a los seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o de gran dependencia

Asimismo, podrán reducir su base imponible del IRPF las personas que tengan con el contribuyente una relación de parentesco en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, su cónyuge o aquellas otras personas que tuviesen al contribuyente a su cargo en régimen de tutela o acogimiento. El conjunto de las reducciones practicadas por todas las personas que satisfagan primas a favor de un mismo contribuyente, incluidas las efectuadas por el mismo, no podrán exceder de 8.000 euros anuales.

No obstante, en el caso de que se trate de primas satisfechas por las empresas a seguros colectivos de dependencia a favor de los trabajadores, dichas primas serán imputadas al trabajador y tendrán un límite de reducción propio e independiente de 5000 euros anuales.

Ferrer-Bonsoms&Sanjurjo, Abogados y Asesores Fiscales.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *