Reclamar Participaciones referentes

Swap Sentencia de Banco Santander
21 Marzo, 2014
Europa Press con Ferrer-Bonsoms por swap
24 Marzo, 2014
Show all

Reclamar Participaciones Preferentes. CATALUNYA BANC condenada por su participaciones preferentes, Dirección letrada de Ferrer-Bonsoms, Abogados. Sentencia de 4 de febrero de 2014.

ERROR COMO VICIO DEL CONSENTIMIENTO AL ADQUIRIR PARTICIPACIONES PREFERENTES

Por lo que respecta a la segunda de las alegaciones de la actora, esto es, la anulabilidad del contrato por vicio del consentimiento, el artículo 1.266 del Código Civil exige que para que el error invalide el consentimiento, deberá recaer sobre la sustancia de la cosa que fuere objeto del contrato, o sobre aquellas condiciones de la misma que principalmente hubiesen dado motivo a celebrarlo.

Reiterada jurisprudencia afirma además que a esto debe sumarse la circunstancia de que el error ha de ser no imputable al que lo padece, sustancial, esto es, que recaiga sobre la esencia del contrato, y excusable, esto es, que no se pueda salir de él utilizando la diligencia que razonablemente cupiera esperar.

File:Caixa Catalunya branch on Ibiza.jpg

EN EL PRESENTE SUPUESTO, EL ERROR EN EL CONSENTIMIENTO VIENE PROVOCADO, SEGÚN LA ACTORA

  • Información inexacta e incompleta proporcionada por el banco.
  • Le ofrecieron las participaciones preferentes como un producto seguro, rentable y rescatable en cualquier momento.
  • No le informaron de manera alguna acerca de la naturaleza y los riesgos que conllevaba el producto suscrito ni de la dificultad de recuperar el capital invertido.
  • No le fue proporcionado el folleto informativo de las participaciones preferentes a la hora de contratar el producto, ni la copia de la orden de compra.

DECLARACIONES DEL DIRECTOR DE LA OFICINA AL VENDER LAS PARTICIPACIONES PREFERENTES

Además A.J. director de la oficina, manifestó en el juicio que el producto fue valorado correctamente en el momento de contratación, pues en dicho momento el rating de Caixa Catalunya era bueno y llevaban más de 10 años comercializando el producto sin incidencias.

Explicó que la bajada del rating de la entidad y la paralización de las operaciones de compraventa de preferentes en el mercado secundario por el Banco de España en el año 2011 no eran algo previsible en el momento de la contratación y que dichas circunstancias no eran imputables a Catalunya Bank.

LA PYME ES UN CONSUMIDOR FINAL

T C, S.L. dedica su actividad a la realización de artes gráficas y a la gestión de eventos, según consta en sus estatutos (aportado como documento 1 de la demanda).

Por lo tanto, no se trata de ninguna entidad cuyo objeto sea el efectuar inversiones arriesgadas en productos variados y el producto contratado no entra dentro de su actividad empresarial o profesional, a pesar de haber sido contratado con el propósito de facilitar la aceptación de la prórroga de su línea de crédito por parte de la entidad.

Debe considerarse por lo tanto que es un consumidor y que le es de aplicación la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios además de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación 7/1998 de 13 de abril y los artículos 3, 4 y 5 del Real Decreto 629/1993, de 3 de mayo, sobre Normas de actuación en los Mercados de Valores y Registros Obligatorios y que estuvo vigente hasta el 17 de febrero de 2008 y posteriormente el Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero, sobre el régimen jurídico de las empresas de servicios de inversión y de las demás entidades que prestan servicios de inversión.

EL CLIENTE ERA MINORISTA

A mayor abundamiento, la propia Caixa Catalunya reconoció mediante documento de comunicación genérica de categoría el 21 de octubre de 2009, esto es, en la misma fecha de contratación de las preferentes, que el cliente era calificado como minorista y por lo tanto se le concedía el máximo nivel de protección (documento 5 de la demanda).

EXISTE ASESORAMIENTO EN MATERIA DE INVERSIÓN

Asimismo, y a pesar de lo expuesto por la demandada, también debe catalogarse como asesoramiento el servicio prestado por el banco conforme a la definición contenida en el art. 63 g) de la LMV, pues los dos testigos que comparecieron al juicio (subdirector y director de la sucursal donde se contrató el producto) afirmaron que recomendaron al cliente la adquisición de participaciones preferentes con la finalidad de mejorar su vinculación con la entidad.

Por lo tanto, era de aplicación el apartado 6) del art. 79 bis de la LMV que obliga a la entidad a obtener la información necesaria del cliente sobre sus conocimientos, experiencia, situación financiera y objetivos de inversión, hecho que no ha sido probado en modo alguno por la entidad demandada, limitándose a decir en juicio el testigo J. G. que no hicieron el test de idoneidad porque al ser persona jurídica, el ordenador no se lo exigía para contratar.

FUNDAMENTO FINAL DE LA SENTENCIA

Por lo tanto, el cliente desconocía que estaba realizando una operación de financiación de alto riesgo y que la compra de las preferentes implicaba formar parte de las propias vicisitudes y riesgos de la entidad financiera que le presentaba el producto.

Siendo como era su perfil, conservador y necesitando liquidez en su negocio, le ofrecieron un producto complejo, de alto riesgo, no seguro e ilíquido, no informándole en ningún momento del riesgo al que se exponía con su contratación.

Es por esto que se considera acreditado que efectivamente concurrió un vicio esencial en el consentimiento del cliente al firmar la orden de compra, concretado en un error derivado de la deficiente información transmitida por la parte demandada a la parte actora, que impidió conformar a ésta su consentimiento en debida forma, lo que determina, por aplicación de los artículos 1265, 1266.1 y 1300 del Código Civil, la nulidad del contrato.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *