Contenido de la herencia
Contenido de la herencia
13 diciembre, 2017
Suelo de hipoteca en las subrogaciones
Suelo de hipoteca en las subrogaciones
20 diciembre, 2017
Show all
Herencia yacente

En este artículo trataremos la herencia yacente. Como todo el mundo conoce la herencia se puede encontrar en diversas situaciones, de distinto tipo. En esta entrada os vamos a intentar explicar las distintas herencias que existen, y lo que significan.

Definición

De los supuestos o situaciones de herencia existentes, el más llamativo es el de la llamada herencia yacente. Este no ha dado sino numerosos problemas a lo largo de los años.

La herencia yacente según la doctrina mayoritaria (partiendo del sistema romano) es el estado de la herencia (los bienes y deudas del fallecido) hasta que el llamado a la herencia no acepte o renuncie la misma, esta se encontrará en estado de yacencia, sin titularidad.

La herencia yacente se regula porque puede plantear problemas: ¿Qué pasa con la herencia hasta que alguien la acepte? ¿Qué pasa si hay un pleito en el que debería comparecer está fallecido? ¿Cómo se defienden los bienes de la herencia yacente? Este tipo de preguntas son las que intenta resolver nuestra regulación, para evitar perjuicios en la herencia.

Desde que fallece la persona, hasta que se acepta o renuncia a la herencia se entiende que la herencia está en un estado especial. Dicho estado se llama herencia yacente. Según el estado de los bienes habrá que adoptar medidas de protección de tales bienes. Por ejemplo bienes en diversos territorios como Madrid, Pamplona o Valladolid.

 

¿La herencia yacente puede intervenir en juicio?

La respuesta es sí. La herencia aunque no esté aceptada o renunciada puede intervenir en juicio.

En este caso, el artículo 6 de la Ley de Enjuiciamiento Civil reconoce capacidad para ser parte en los procedimientos judiciales a: “las masas patrimoniales, a los patrimonios separados que carezcan transitoriamente de titular”.

¿Quién representa a la herencia yacente?

Normalmente deberá hacerlo al albacea, el contador partidor designado, y en defecto de los anteriores, los propios herederos llamados.

El artículo 798 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que mientras la herencia no haya sido aceptada por los herederos, el administrador de los bienes representará a la herencia en todos los pleitos que se promuevan o estuvieren iniciados al fallecer el causante. Y ejercitará en dicha representación las acciones que pudieran corresponder en lo que refiere a la administración del caudal, su custodia y conservación.

Es decir, podemos señalar que será el administrador de la herencia quien se encargue de protegerla hasta que se conozca un nuevo propietario (el heredero que acepta la herencia).

 

Otros estados de la herencia:

  • Herencia presunta: es aquella que se genera antes de que tenga lugar la apertura de la sucesión, cuando el causante aún no ha fallecido.

    El nombre es un poco siniestro. Parece que quiere decir que “se presume que fallecerá en breve el causante”, pero es el nombre que tiene. El Derecho y la Vida van de la mano.

  • Herencia abierta: es aquella que tiene lugar desde la muerte de la persona en cuestión, o desde la declaración de fallecimiento del causante (artículo 657 y 196 del Código Civil).

    Se puede entender este nombre porque una vez que fallece una persona hay que “abrir” su patrimonio. Ello para ver a quien se le transmitirá o quien será el heredero que sucederá. Destacar que existen variados sistemás jurídicos en España. Eso hay que tenerlo en cuenta. El criterio es de la vecindad foral de fallecido. No se aplica el mismo derecho por ejemplo en una herencia de Pamplona (o Navarra) de otra en Madrid, Sevilla o Valladolid (estás últimas tendrán las mismas normas del Código Civil). En Pamplona y en Navarra se aplica a las herencias el Fuero Nuevo de Navarra en primer lugar, y luego el Código Civil.

  • Herencia deferida: tiene lugar cuando alguien puede hacer suya la sucesión abierta a su favor.  Ya sea vía testamentaria o vía legal (artículo 658 Código Civil).
  • Herencia adida, o también llamada aceptada o adquirida: cuando el heredero ha manifestado de forma expresa o tácita su aceptación (artículo 988 Código Civil).

    Más adelante veremos que significa la herencia aceptada expresamente. Por ejemplo ante un notario de Madrid. O herencia diferida. Es decir, por actos que hacen entender la aceptación. Por ejemplo vender un bien situado en Sevilla y que forma parte de la herencia.

  • Herencia vacante: si no hay herederos o habiéndolos no pueden o no quieren heredar. En cuyo caso esta herencia se la queda el Estado.

 

Si tiene alguna duda o consulta relacionada con herencias, testamentos, particiones hereditarias, o derechos hereditarios no dude consultarnos. Somos abogados especialistas en herencias, testamentos y derecho sucesorio.

Estamos a su disposición en nuestros despachos de MadridSevillaPamplonaValladolid y Barcelona.

 

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *