Nulidad participaciones preferentes Bankia

¿Devolución de las comisiones cobradas?
11 Junio, 2015
Ni litispendencia ni prejudicialidad – cláusula suelo
30 Junio, 2015
Show all

Se trata de la reciente Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 14 de Sevilla, de fecha 15 de junio de 2015, que condenó a Bankia por la venta de preferentes.

Un 90 % de los clientes de Ferrer-Bonsoms, Abogados obtiene un resultado favorable frente a las entidades bancarias. Si quiere que nuestros profesionales le den una primera valoración de su asunto puede ponerse en contacto con nosotros, sin compromiso, a través del siguiente formulario.

No ha lugar a la CADUCIDAD DE LA ACCIÓN DE NULIDAD.

“La entidad demandada ha alegado la caducidad de la acción de nulidad alternativamente ejercitada en la demanda, dado el transcurso del plazo de 4 años previsto en el artículo 1301CC respecto de la acción de anulabilidad de los contratos, plazo que se habría superado si atendemos a la orden de compra de los valores en discusión.

Dicha interpretación no se comparte puesto que para el inicio del cómputo del plazo deberá atenderse a la fecha de consumación del contrato de que se trate, que no tiene porqué coincidir con la fecha de su perfección, lo que sucede en el caso de contratos en que sus efectos perduran y se dilatan más allá de su suscripción o perfección (entre otras, la sentencia del Tribunal Supremo de 20 de febrero de 2008). En el mismo sentido, la STS del 11 de junio de 2003 afirma:

“Dispone el Art. 1.301 del Código Civil que en los casos de error, o dolo, o falsedad de la causa, el plazo de cuatro años, empezará a correr, desde la consumación del contrato, norma a la que ha de estarse de acuerdo con el Art. 1.969 del citado Código. En orden a cuando se produce la consumación del contrato, dice la sentencia de 11 de julio de 1984 que “es de tener en cuenta que aunque ciertamente el cómputo para el posible ejercicio de la acción de nulidad del contrato de compraventa, con más precisión por anulabilidad, pretendida por intimidación, dolo o error se produce a partir de la consumación del contrato, o sea, hasta la realización de todas las obligaciones (sentencias, entre otras, de 24 de junio de 1.897 y 20 de febrero de 1928)” , y la sentencia de 27 de marzo de 1989 precisa que “el Art. 1.301 del Código Civil señala que en los casos de error o dolo la acción de nulidad del contrato empezará a correr desde la consumación del contrato. Este momento de la ‘consumación’ no puede confundirse con el de la perfección del contrato, sino que sólo tiene lugar, como acertadamente entendieron ambas sentencias de instancia, cuando están completamente cumplidas las prestaciones de ambas partes”, criterio que se manifiesta igualmente en la sentencia de 5 de mayo de 1983 cuando dice, “en el supuesto de entender que no obstante la entrega de la cosa por los vendedores el contrato de 8 de junio de 1955, al aplazarse en parte el pago del precio, no se había consumado en la integridad de los vínculos obligacionales que generó”. Y en supuestos concretos de contratos de tracto sucesivo la STS de 24 de junio de 1.897 afirmó que “el término para impugnar el consentimiento prestado por error en liquidaciones parciales de un préstamo no empieza a correr hasta que aquél ha sido satisfecho por completo”.

En el caso de autos se da dicha circunstancia porque pese a que la orden de adquisición de las participaciones preferentes es de mayo de 2009, los efectos de tal operación habían de perdurar en el tiempo, hasta que se produjera su vencimiento o se solicitara su amortización anticipada por el emisor, hechos que no se han producido. Lo que sí ha tenido lugar es el canje obligatorio de las participaciones preferentes por títulos de Bankia en el mes de junio del año 2013, por lo que se ha de descartar la caducidad de la acción de nulidad ejercitada.”

FB
FB

Comments are closed.