La compraventa de empresas
17 abril, 2019
Arras y otros acuerdos en la compraventa
21 abril, 2019
Show all

El Código de Comercio regula el contrato de compraventa mercantil en sus artículos 325 a 345.

 

Diferencia de la compraventa civil y mercantil

La compraventa mercantil recoge sus especialidades desde el artículo 325 y siguientes.  A diferencia de la compraventa civil se trata de una compraventa de «cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma en la que se compraron, o bien en otra diferente, con ánimo de lucrarse en la reventa».

 El Código de Comercio recoge la compraventa de inmuebles. Estas se entienden incluidas en el artículo 325 del Código de Comercio. De todos modos, esta precisión es bastante inútil, ya que sus artículos no están pensados para esta clase de contratos.

 

Del artículo 325 del Código de Comercio es más importante intentar precisar de qué manera puede calificarse como mercantil una compraventa.

 

El doble requisito del artículo 325 del Código de Comercio

La compraventa para ser mercantil requiere:

-comprar para revender, y

-con ánimo de lucro.

No siempre es sencillo determinar la concurrencia de ambos requisitos. Hay que ver cada caso concreto. Es decir, cada contrato mercantil para determinar su naturaleza civil o mercantil.

Aunque en principio pareciera que toda compraventa llevada a cabo por un empresario debería ser mercantil (y viceversa respecto de los no empresarios) lo cierto es que no siempre es así.

 

Ejemplos dudosos de compraventa mercantil serían por ejemplo:

-la adquisición de bienes por un empresario pero no para revenderlos. Es decir para emplearlos en su objeto social (unos cuadros para adornar sus oficinas).

-un no empresario que adquiere algo pero no para consumirlo, sino para revenderlo con ánimo de beneficiarse de su venta. Por ejemplo un coleccionista de sellos que compra y vende en un mercado dedicado a la venta de sellos.

 

Compraventas que no son mercantiles sino civiles por ley

El Código de Comercio excluye expresamente en el artículo 326 algunas compraventas. Pasan, entonces, a ser civiles ope legis.

El artículo 326 del Código de Comercio establece:

No se reputarán mercantiles:

1.º Las compras de efectos destinados al consumo del comprador o de la persona por cuyo encargo se adquirieren.

2.º Las ventas que hicieren los propietarios y los labradores o ganaderos, de los frutos o productos de sus cosechas o ganados, o de las especies en que se les paguen las rentas. 3.º Las ventas que, de los objetos construidos o fabricados por los artesanos, hicieren éstos en sus talleres.

4.º La reventa que haga cualquier persona no comerciante del resto de los acopios que hizo para su consumo.

Estos casos son:

-Los efectos destinados al consumo del comprador

-La compraventa del «resto de los acopios que el comerciante hizo para su consumo».

-Las compraventas de productos agropecuarios y las de los artesanos sobre sus productos dentro de su taller.

Aunque sí lo será en el caso de que se produzca fuera de ese ámbito, si concurren los elementos intencionales.

 

La jurisprudencia ha ido determinando en cada caso concreto si la compraventa es civil o mercantil.

 

La compraventa en la que el empresario invierte en un producto, aunque este no vaya directamente a la reventa

Sino que se incluya en un proceso productivo se considera mercantil. Por ejemplo, el transportista que adquiere combustible.

También la reventa de artículos a compradores —empresarios o no— que adquieren para su consumo personal.

La normativa de consumo distingue empresario y consumidor

Establece la mercantilidad de los contratos de compraventa. Lo establece el sentido de que los contratos mercantiles con consumidores implican a un empresario y a un consumidor. Se entienden estas posiciones a los efectos de la norma.

 

Especialidades de la compraventa mercantil

Respecto de la entrega de la cosa en la compraventa mercantil

Según los artículos 329 y 337 del Código de Comercio, si no se hubiera pactado nada sobre la entrega, el vendedor tiene la obligación de poner la cosa a disposición del comprador. Y ello dentro de las veinticuatro horas siguientes a la formalización del contrato.

La obligación de entrega se entiende cumplida poniendo la cosa a disposición del comprador. Así lo señala el artículo 331 del Código de Comercio y la constante jurisprudencia.

 

El retraso en la entrega en la compraventa mercantil

Equivale al incumplimiento del contrato mercantil. Y ello con independencia de que concurra o no, dolo o culpa. Por ello da lugar a optar entre el cumplimiento o la resolución. En este sentido me remito al artículo 329 del Código de Comercio.

 

Respecto del saneamiento el contrato de compraventa mercantil

Se regula en el artículo 85 del Código de Comercio. Y en el artículo 61 de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista.

 

Dado que las compras en establecimientos abiertos al público son irreivindicables, la evicción pierde bastante fuerza en la compraventa mercantil.

 

 En cuanto a los vicios ocultos en la compraventa mercantil

El saneamiento puede incluirse o no en el contrato mercantil. Y se refieren, claro está, a la calidad de la cosa. Ello en la misma línea que el Código Civil (artículo 1484 del Código Civil).

 

Como vicios ocultos debe distinguirse entre defectos de calidad y cantidad

La especialidad consiste en que los plazos para reclamar defectos en la calidad o cantidad de la cosa vendida son muy breves.

 

Si las cosas se reciben embaladas, el plazo para reclamar es de cuatro días; si se reciben sin embalar, la reclamación debe hacerse al tiempo de recibirlas

(artículos 336.1 y 2 del Código de Comercio).

Además, el vendedor puede exigir que el comprador lleve a cabo el examen de la cosa en el momento de recibirla.

 

Recibiendo el vendedor las cosas a satisfacción, precluirá su derecho a reclamar como señala el artículo 336.4 del  Código de Comercio.

 

Si son vicios ocultos en sentido estricto

El plazo es algo mayor, pero no excede de treinta días como señala el artículo 342 del Código de Comercio. Se concede al comprador además la facultad de revisar la mercancía y reclamar. Es de aplicación, no obstante, la doctrina del aliud pro alio.

 

El pago en la compraventa mercantil

Si no se dice otra cosa, las compraventas mercantiles se entienden hechas al contado. Así lo establece el artículo 87 del Código de Comercio.

Además la Ley Orgánica del Comercio Minorista señala en el artículo 17 una serie de normas relacionadas con el pago de facturas entre empresarios y sus proveedores.

 

En resumen dicho artículo señala con el título de Pagos a los proveedores

  1. A falta de plazo expreso:

Se entenderá que los comerciantes deben efectuar el pago del precio de las mercancías que compren antes de treinta días a partir de la fecha de su entrega.

 

  1. Los comerciantes a quienes se efectúen las correspondientes entregas

Quedarán obligados a documentar, en el mismo acto, la operación de entrega y recepción con mención expresa de su fecha.

Del mismo modo, los proveedores deberán indicar en su factura el día del calendario en que debe producirse el pago.

Si todas o alguna de las mercancías estuvieran afectadas por una cláusula de reserva de dominio

la factura expresará asimismo esta circunstancia, que deberá responder en todo caso a un acuerdo entre proveedor y comerciante documentado con anterioridad a la entrega.

 

Las facturas deberán hacerse llegar a los comerciantes

Antes de que se cumplan treinta días desde la fecha de entrega y recepción de las mercancías.

 

  1. Los aplazamientos de pago de productos de alimentación frescos y de los perecederos.

 No excederán en ningún caso de treinta días.

Los aplazamientos de pago para los demás productos de alimentación y gran consumo no excederán del plazo de sesenta días. Ello salvo pacto expreso en el que se prevean compensaciones económicas equivalentes al mayor aplazamiento y de las que el proveedor sea beneficiario. Pero sin que en ningún caso pueda exceder el plazo de noventa días.

 

  1. Con relación a los productos que no sean frescos o perecederos ni de alimentación y gran consumo establece una regulación especial.

 

La entrega de la cosa en la compraventa mercantil

En caso de retraso en la entrega de la cosa y, obviamente, cuando la cosa presente vicios aparentes en calidad o cantidad, el comprador puede negar la recepción sin incurrir en mora. En este sentido artículos 330, 332 y 336 del Código de Comercio.

Pero si rehúsa injustificadamente, el vendedor podrá optar entre el cumplimiento y la resolución. El cumplimiento lleva aneja la obligación de prestar depósito judicial, según establece el artículo 332 del Código de Comercio.

 

Respecto del riesgo en la compraventa mercantil

El problema del riesgo en la compraventa alude a la pérdida, destrucción o deterioro de la cosa. Ello tras el perfeccionamiento del contrato y antes de la entrega de la cosa. Y a consecuencia de caso fortuito, fuerza mayor o la actuación de un tercero.

El riesgo en el Código Civil

En el Código Civil se regula como periculum est emptoris  (artículos 1096 y 1182).

En la compraventa mercantil se transmite el riesgo cuando se entrega la cosa al comprador o se pone a su disposición (res perit domino). Artículos 331 y 333 del Código de Comercio.

 

Somos abogados especialistas en Derecho Mercantil, contratación mercantil, derecho de sociedades, derecho concursal, compraventa de empresas, compraventa mercnatil etc.

Estamos a su disposición en nuestros despachos de MadridSevillaPamplonaValladolidBarcelona y Palma de Mallorca.

 

FB
FB

Comments are closed.