Herencia: juicio verbal de división judicial de patrimonio

La acción reivindicatoria
26 Noviembre, 2014
Arrendamiento de obra
28 Noviembre, 2014
Show all

Con fecha 7 de septiembre de 2010, el referido Juzgado de Primera Instancia Nº 4 de Pamplona dictó Sentencia en Juicio verbal cuyo fallo es del siguiente tenor literal:

“Que en la partida B del inventario aprobado en la escritura pública de fecha 4 de junio de 2004 debe considerarse como deuda de la herencia y por tanto a descontar del activo de la misma la cantidad de 20.566,75 euros. Todo ello con expresa condena en costas a la representación de Doña Marcelina.”

Notificada dicha resolución, fue apelada. Recurre la apelante la sentencia que aprobó el inventario de la herencia de sus padres.

Conforme a la doctrina sentada por el TSJ de Navarra en la sentencia núm. 23/2002, frente a la sentencia del juicio verbal que aprueba la partición hereditaria no cabe recurso alguno, ni apelación ni casación, sin perjuicio de que los interesados puedan hacer valer sus derechos en el juicio ordinario que corresponda.

La enmienda 1398 del Grupo Parlamentario Catalán que introdujo el vigente párrafo segundo del art. 787.5 de la LECiv , prevé la posibilidad de iniciar un juicio ordinario tras la aprobación de la partición judicial, y se justifica en que ” la complejidad ” de las cuestiones que pueden plantearse ” aconseja privar a la sentencia que puede dictarse en dicho juicio de los efectos de cosa juzgada “, abriéndose en consecuencia la vía del juicio ordinario que corresponda como única vía de impugnación de la división de herencia.

 Esta interpretación es coherente con la Exposición de Motivos de la LECiv, que diseña “un procedimiento más simple y menos costoso que el juicio de testamentaría de la Ley de 1881, pues de la interpretación contraria se seguiría un farragoso régimen de recursos contra la partición hereditaria, que sería más complejo y caro que el previsto en el derogado régimen legal”, quedando privado de sentido el artículo 787.5, párrafo segundo LECiv .

 Sin que la ” falta de recurso específico contra la aprobación judicial de la partición suponga atentar contra la tutela judicial efectiva, pues queda siempre a las partes la posibilidad de acudir al juicio ordinario correspondiente”.

FB
FB

Comments are closed.