Investigaciones a Deutsche Bank, JP Morgan y Banco Santander

Deutsche Bank
30 septiembre, 2014
Las cláusulas más peligrosas que podemos encontrar en las hipotecas
9 octubre, 2014
Show all

JP Morgan investigado en USA por vender a clientes de banca privada de forma engañosa sus propios productos.

La Comisión de Mercado de Valores de EEUU ha iniciado un investigación para saber si JP Morgan animó de forma engañosa a sus clientes de banca privada a que compraran sus propios productos en detrimento de los que ofrecían otras entidades.

Estos casos son similares a los que describimos de participaciones preferentes.

Según personas del entorno, el caso abierto por la División de Cumplimiento de la SEC es paralelo a una investigación que emprendió hace meses la Oficina del Interventor Monetario (OCC por sus siglas en inglés).

Según informó el diario The Wall Street Journal, la investigación llevada a cabo por la OCC llevó al mayor banco estadounidense por activo a modificar el modo en el que explica a sus clientes de la banca privada las diferencias entre sus propios productos y los de otras empresas.

Darin Oduyoye, portavoz de JPMorgan, aseguró que cuando los asesores de inversión de la entidad crean una cartera para un cliente, evalúan los objetivos del inversor y después deciden cómo se distribuyen los activos. Este reparto “varía según cada caso concreto, ya que se trata de un proceso dinámico y transparente”, aseguró.

La investigación de la SEC es el último quebradero de cabeza que la causan las autoridades reguladoras a JPMorgan. En los últimos años, el banco se ha visto obligado a desembolsar miles de millones de dólares de penalizaciones para zanjar algunos de los casos abiertos que tenía, que iban desde pérdidas derivadas de sus operaciones a supuestas prácticas abusivas relacionadas con sus productos hipotecarios.

Según personas del entorno, la OCC comenzó a interrogar a algunos ejecutivos de JPMorgan hace varios meses sobre el porcentaje de los activos de los clientes que se dirigía los productos del propio banco y el que iba destinado a operaciones alternativas.

El regulador suele controlar con bastante asiduidad las ventas que efectúan los bancos a sus clientes de sus propios productos.

Se desconoce si la OCC ha concluido su investigación. Sí se sabe que la de la SEC continúa, porque así lo han afirmado personas cercanas al caso.

Deutsche Bank tiene que solventar sus deficiencias en EEUU.

Los reguladores de EEUU han ordenado formalmente a Deutsche Bank, al que critican por sus débiles sistemas y controles financieros, que corrija sus errores dentro de un pacto formal con las autoridades, según fuente familiarizadas con el acuerdo.

El memorando de entendimiento privado con el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y el Departamento de Servicios Financieros de ese estado exige a Deutsche Bank revisar su tecnología y sus procedimientos de cumplimiento, y solucionar lo que los reguladores describen como deficiencias graves en la gestión de riesgo.

El pacto regulatorio, del que no se había informado previamente, entró en vigor en 2012. No hay indicios de que los reguladores planeen endurecer los requisitos a Deutsche Bank o restringir sus actividades comerciales, y se desconoce cuánto tiempo seguirá vigente el acuerdo.

Sin embargo, la Fed de Nueva York ha fijado como fecha límite mediados de 2015 para que Deutsche Bank corrija una lista de asuntos de alta prioridad, según fuentes del entorno. Las consecuencias que tendría incumplir esa fecha son una incógnita.

El gigante alemán también recibe presiones de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas. Ésta ha presionado al banco para que haga cambios en sus sistemas, y que solucione sus problemas a la hora de informar sobre transacciones, a los que culpa de magnificar los riesgos para el banco y, posiblemente, para sus socios comerciales.

EEUU investiga al Santander por los créditos para coches.

El Departamento de Justicia de EEUU investiga el negocio de créditos automovilísticos de Santander Consumer USA como parte de la euforia que este negocio ha generado entre los principales prestamistas del país y que podría reflejar en cierto modo el auge de las hipotecas basura que provocó la crisis financiera de 2008.

De acuerdo a los documentos presentados ante la comisión de Mercados y Valores de EEUU por la filial del banco español, los reguladores estadounidenses buscan recopilar información y documentos sobre todo la relacionado “con el respaldo y securitización de préstamos automovilísticos de baja calidad desde 2007”.

El abogado que representa a EEUU en estos menesteres, Preet Bharara, quiere asegurarse que el proceso de securtitización, es decir, el agrupamiento de distintos créditos por parte de estos prestamistas para posterior venta a otros inversores o bancos de inversión, cuenta con la calidad suficiente. Recordemos que durante el verano de 2007, la falta de rigor a la hora de empaquetar hipotecas de alto riesgo de impago desató la crisis financiera y la peor recesión económica desde la Gran Depresión.

Desde 2009, el embalaje de créditos de alto riesgo para comprar un vehículo se ha disparado más de un 150 por ciento, hasta los 17.600 millones de dólares el año pasado.

Desde Santander Consumer USAR aseguraron “estar cooperando” con la investigación. Además señalaron que hasta la fecha, la entidad no ha reservado fondos para enfrentar ninguna posible represalia legal y considera que, de haberla, no debería tener un efecto adverso sobre sus estados financieros.

Según los reguladores podría haber pruebas de que aquellos clientes que pidieron préstamos para comprar un vehículo podrían haber presentado información falsa sobre sus ingresos y empleo con el objetivo de conseguir la aprobación del crédito.

Este despacho está especializado en Derecho Bancario.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *