División judicial de patrimonio hereditario

Nulidad de la partición
26 octubre, 2015
Estructurado Tridente – condena al Banco Santander
3 noviembre, 2015
Show all

El proceso de división de patrimonio hereditario puede constar de tres fases o etapas: formación del inventario de la herencia, su administración, así como su posterior avalúo y liquidación, partición y adjudicación.

Respecto de la formación del inventario, dispone el art. 783.1 de la LEc que los interesados en la herencia y dentro del proceso de división podrán instar la formación de inventario, siendo el art. 794 de la LECiv el que regula tal formación, remitiendo la resolución de las controversias a la continuación –tras la comparecencia ante el Secretario– por los cauces del proceso verbal.

Resulta de ello que la controversia ante el Secretario sobre los bienes a incluir o excluir cierra la aportación documental y el objeto del proceso –pues continúa por los cauces del verbal, no se inicia el mismo–; de tal modo que no podrán las partes aportar en la vista documento alguno o pretender incluir o excluir otros bienes; sin perjuicio de lo dispuesto en el último inciso del art. 794.4 en relación con el último inciso del art. 787.5, ambos de la LECiv, pues las resoluciones que se dicten carecen de efecto de cosa juzgada; así como sin perjuicio de las acciones dispuestas en el art. 1079 del Código Civil sobre omisión de bienes de la herencia en las actuaciones particionales.

Optar por otro criterio supondría permitir la absoluta indefensión de las partes, pues bajo la excusa de iniciar proceso verbal, podrían introducir de modo sopresivo nuevos bienes en el incidente de inclusión o exclusión, sin previo conocimiento de la parte, o verse soprendidos por documentos que pudieron y debieron aportarse antes sobre bienes hasta ese momento desconocidos y que se pretenden incluir en el inventario.

Iniciado el proceso verbal, es momento de analizar si concurren los presupuestos para dictar resolución sobre el fondo del asunto.

FB
FB

Comments are closed.