El TS sentencia la devolución de la inversión en bonos estructurados

Los bancos sufren una revisión de la CNMV sobre sus operaciones en Bolsa
11 enero, 2017
Gestiona Radio entrevista a Ignacio Ferrer-Bonsoms
13 enero, 2017
Show all

El Tribunal Supremo ha estimado en parte el recurso de casación impuesto por el demandante, declarando sin efecto la sentencia de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. La entidad Renta 4 ha sido condenada a indemnizar al demandante en 100.000 euros.

devolución de la inversión en bonos estructurados

Desde el año 2000 el demandante era cliente de la entidad Renta 4, pues venía realizando diversas operaciones de inversión en valores bursátiles y otros activos financieros. En el 2008 pasó a invertir en renta fija, contratando bonos estructurados emitidos por Lehman Brothers. Sin embargo, el cliente no puedo recuperar el dinero de su inversión.

Tras lo sucedido, el cliente demandó a la entidad, reclamando 100.000 euros por la pérdida de la inversión y 10.000 euros por daños morales, defendiendo que la entidad incumplió en su deber de información clara, veraz, correcta, suficiente y oportuna sobre el producto que se contrató. El juez de Primera Instancia condenó a la entidad por falta de diligencia, obligándole a indemnizar al cliente con 50.000 euros, es decir, no todo el dinero invertido, ya que consideró que no se podía saber cómo hubiese actuado el cliente en caso de haber sido informado correctamente.

Ambas partes recurrieron en apelación. La Audiencia aceptó el recurso de apelación del demandado y desestimó la del demandante, declarando que la entidad no tenía por qué saber el estado de insolvencia en el que entraría Lehman Brothers.

Tras presentar la parte demanda un recurso frente a la sala del Tribunal Supremo, esta ha establecido que Renta 4 deberá devolver al cliente 100.000 euros, es decir, el capital que invirtió en el bono estructurado. Renta 4 no cumplió con el deber de información del producto, pues no le había informado correctamente de sus riesgos, lo que llevaría a considerar el error como vicio del consentimiento, declarando, por tanto, la nulidad del contrato.

Por otro lado, con respecto a la solicitud del demandante de indemnizar los daños morales, el Tribunal establece que, en este tipo de cuestiones, a pesar de haber una relación de causalidad entre la conducta del demandado y los perjuicios psicológicos del demandante, no se establece una imputación objetiva, pues el fin de protección de la norma no abarca la vulneración de bienes de la personalidad. Únicamente podría darse si el incumplimiento contractual fuera doloso, que no es el caso ante el que nos encontramos, pues no hay información sobre este punto al respecto. Por tanto, no habrá indemnización por daños morales. Por esto último, el recurso de casación es considerado en parte. De acuerdo con lo afirmado en la sentencia, la estimación parcial del recurso de casación conlleva que la imposición de costas del recurso no se haga expresa.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *