¿Qué es un desahucio?

Un desahucio es un procedimiento judicial por el cual el propietario emprende acciones para la recuperación de su propiedad cuando el inquilino o arrendatario no cumple con el contrato de arrendamiento, o cuando no cumple con lo pactado en el mismo.

El desahucio se puede dar por la falta de pago de la renta o por la expiración del plazo de la vigencia del contrato. Se tramita como un juicio verbal. El procedimiento se inicia con una demanda en la que se identifican las partes en el proceso, se relatan los hechos y se indican las pretensiones del demandante (arrendador/propietario).

¿Requerir previamente?

No es necesario, pero si se hace el arrendatario pierde la oportunidad de paralizar el proceso de desahucio (enervar la acción).

¿Cuántos impagos hacen falta?

Basta con que esté pendiente el pago de una mensualidad para poder plantear una demanda de desahucio.

¿Abogado y procurador?

Salvo que una anualidad de renta sea inferior a 2.000 euros, es necesario estar asistido de abogado y procurador.

pago tarjeta

Enervación de la acción de desahucio

Es una facultad que confiere la Ley al arrendatario demandado por falta de pago para regularizar su situación hasta el día mismo de la vista de juicio. Solo puede ser ejercida una única vez respecto de un contrato determinado. Para ello debe poner a disposición del propietario la totalidad de las sumas adeudadas conforme el contrato, incluidos intereses, hasta el momento mismo de hacerla efectiva. En este supuesto, el proceso desahucio terminará mediante decreto dictado al efecto por el Secretario Judicial.

Por su parte el propietario puede impedir la enervación si, con anterioridad a la demanda, hubiera hecho un requerimiento fehaciente al inquilino para pagar la deuda. Dicho emplazamiento debe otorgarle al menos un mes de plazo para regularizar el pago antes de acudir a los Tribunales.

 Desahucios por subarriendo

No cualquier ocupación de la vivienda arrendada por persona distinta al arrendatario sin consentimiento previo del arrendador es calificada como subarriendo. Por ejemplo:

  •  Cuando se trata de terceros extraños al contrato pero integrados en la unidad familiar del arrendatario, bien por consanguinidad o por afinidad, siempre y cuando continúe el arrendatario  en la ocupación de la vivienda.
  • Cuando se trata de terceros extraños al contrato sometidos a la  dirección o autoridad del arrendatario  y dependan económicamente de él.

Más dudoso es el supuesto de alojamiento de terceros ajenos al contrato por razones de amistad, pues para que el mismo no supusiera causa de resolución contractual el arrendatario debería probar tanto la relación de amistad como la temporalidad del alojamiento, lo cual es sumamente complicado. De ahí que, si un amigo nos solicita vivir una temporada en nuestra vivienda arrendada, es aconsejable poner éste hecho previamente en conocimiento del arrendador.

Desahuicio por precario

El Desahucio por Precario es un mecanismo procesalmente sencillo para obtener la recuperación de inmuebles en su día cedidos de forma gratuita (un familiar por ejemplo) o para los indebidamente ocupados sin el consentimiento de su titular.

Se trata de un procedimiento verbal. Al igual que en el desahucio por impago de alquiler, si la persona que vive en precario no obedeciera la sentencia que le obliga a devolverlo, habrá que interponer una demanda para que se ejecute lo que se decía en la sentencia anterior.

Si lo desea, puede describirnos su caso completando el siguiente formulario y nuestros profesionales podrán ofrecerles una primera valoración.

Nombre

E-mail

Oficina a contactar

Mensaje