Ferrer-Bonsoms, Abogados es un despacho con amplia experiencia en contratos de arrendamientos.

Redacción de contratos, arrendamientos de renta antigua y de temporada, obras de mejora, gastos de conservación, conflictos entre arrendador y arrendatario, traspaso de local de negocio.

¿Arrendamiento de renta antigua?

Arrendamientos de local de negocio celebrados con anterioridad al 9 de mayo de 1985 ¿Puedo actualizar la renta?

¿Impago de rentas?

¿Cuándo se puede demandar al inquilino por impago? ¿Cuántos recibos impagados de renta son necesarios para iniciar un desahucio? ¿Es necesario abogado y procurador?

¿Gastos de conservación?

¿Quién paga los gastos de conservación de la vivienda? ¿Quién paga los gastos de una vivienda alquilada: seguro, IBI, etc.?

¿Quién asume los gastos en un arrendamiento?

Gastos propios del uso de la vivienda en alquiler.

arrendamientosLos gastos de suministro, luz, agua, gas, teléfono, internet, de acuerdo a la ley, corresponden al inquilino puesto que su importe depende del uso efectuado en estos suministros.

Un supuesto curioso y últimamente más frecuente en los contratos de alquiler es repercutir los gastos de internet sobre el inquilino, independientemente de la necesidad que tenga de utilizarlos (personas de edad avanzada, por ejemplo).

Lo  que ocurre comúnmente es que la vivienda se ofrezca con determinados suministros y que se acepten con ellos, siendo por regla general a cargo del arrendatario.

Gastos de conservación de los espacios arrendados junto a la vivienda.

En este mismo sentido se sitúan los gastos necesarios para la conservación de espacios arrendados junto a la vivienda, pero que no forman parte de la misma como tal, el garaje, trastero, etc.

En estos casos no ocurre lo mismo que en el caso de la vivienda, los gastos de obras necesarios para su uso suelen afectar a varios propietarios, por lo que suele ser necesario que se apruebe una derrama extraordinaria por parte de los miembros de la comunidad de vecinos, para lo que el inquilino no suele tener derecho de voto y por lo que dijimos anteriormente suele ser el arrendador el que satisfaga estos gastos.

Gastos de mantenimiento.

Se trata de las obras necesarias para permitir la habitabilidad de la vivienda: goteras grietas, etc. son por cuenta del arrendador y no puede repercutir este gasto en la renta. Hay que distinguir estos gastos de las pequeñas reparaciones que se producen por el uso y desgaste (cambio de bombillas por ejemplo) que son siempre por cuenta del arrendatario.

Gastos de los electrodomésticos.

En el caso de que no hayan sido incluidos en el contrato, el arrendador no tiene la obligación de pagar el arreglo. Es más, si la avería se debe al mal uso del inquilino este tendría que pagar su reparación, puesto que debe dejar el inmueble en las mismas condiciones con las que lo recibió.

Si quiere más información puede contactar con Ferrer-Bonsoms, Abogados completando el siguiente formulario.

despacho@ferrer-bonsoms.com

Contacto con clientes

Nombre

E-mail

Oficina a contactar

Mensaje

Otras cuestiones relativas a los arrendamientos:

1.- Tengo un piso alquilado y el inquilino quiere dejarlo ahora, antes de finalizar el primer año de contrato. ¿Qué debo hacer? ¿Puedo reclamarle una indemnización?

Si el arrendador eligiese resolver el contrato el juez deberá fijar los daños y perjuicios derivados del incumplimiento contractual. Son tres las vertientes jurisprudenciales en cuanto a la indemnización:

1. La indemnización será equivalente a las rentas que se hubiesen devengado hasta el momento en el que el arrendador arriende de nuevo el inmueble (o hubiera podido ser arrendado en condiciones normales si hubiese actuado de buena fe y diligentemente).

2. Aplicación analógica del artículo 11 de la LAU, que permite a las partes pactar, en sede de arrendamiento de vivienda, una indemnización equivalente a una mensualidad de renta por cada año de contrato que restase por cumplir.

3. Aplicación del régimen general de daños y perjuicios por incumplimiento contractual en el que son los tribunales los que determinan los daños y perjuicios atendiendo a las circunstancias en cuestión.

2.- Gastos de comunidad y contrato de alquiler.

De acuerdo con  la ley se deben satisfacer por los titulares de las viviendas, es decir, el arrendador. El inquilino o arrendatario no tiene, por tanto, el derecho político de voto y asistencia a las juntas. Parece ilógico que se carguen dichos gastos al arrendatario.

Es posible un acuerdo , en el contrato de alquiler, en virtud del cual el pago corresponda al arrendatario, pero creemos en este despacho de abogados que, en estos casos el arrendatario debería exigir al arrendador una cesión en los derechos de voto y asistencia a las juntas.

En el caso de viviendas unifamiliares, no hay gastos de comunidad. Sin embargo, en determinadas urbanizaciones privadas existen diversos tipos de servicios, como seguridad, que deben ser satisfechos por los “vecinos” de dicha comunidad. Lo más frecuente en el caso de alquileres en este tipo de urbanización es que los arrendatarios se hagan cargo del pago de dichos servicios por el tiempo que dure el contrato de alquiler.