Declaración de herederos y adquisición de herencia

Cláusula suelo: devolución de cantidades
13 marzo, 2015
Nulidad contrato de Swap
16 marzo, 2015
Show all

El Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pamplona se pronuncia en su Auto en relación a una declaración de herederos ab intestato.

Don Domingo falleció sin haber otorgado testamento. Los parientes más próximos del fallecido eran sus hermanos, doña María y don Luis. Al no haber otorgado testamento el fallecido don Domingo, doña María presenta demanda instando la declaración de herederos abintestato. Admitida la demanda, se declara a sus hermanos de doble vínculo, doña María y a don Luis, herederos abintestatos de su hermano don Domingo.

Años más tarde, muere doña María dejando como herederos universales a sus cuatro hijos. Entre el caudal hereditario de doña María se encontraba la herencia de su hermano don Domingo, la cual todavía no había sido aceptada por parte de doña María.

A pesar de declarar a doña María heredera de su hermano, la herencia de doña María posee la facultad de transmisión del “ius delationis” a favor de sus herederos, en este caso sus cuatro hijos.

Tres de los hijos de doña María aceptaron la herencia de su madre, y a través de ella la de su tío Domingo. Sin embargo, el cuarto hermano no se pronunció acerca de la aceptación o renuncia de la misma.

Es por ese motivo por lo que los otros tres hermanos se dirigen al juzgado a fin de que se requiera a su hermano para que acepte o renuncie a la herencia.

Ante la imposibilidad de practicar el requerimiento por correo, se practicó el mismo por edictos que se publicaron en el tablón de anuncios del juzgado.

Por tanto, se solicita por los tres hermanos que se requiera a su otro hermano para que acepte o renuncie a la herencia de su madre doña María y a través de esta la de su tío don Domingo.

En virtud de la Ley 315 del Fuero Nuevo: “La herencia se entiende adquirida por el heredero desde el fallecimiento del causante. El heredero podrá renunciar a la herencia mientras no la haya aceptado expresa o tácitamente; entre tanto, no se podrá ejercitar contra él ninguna acción sin previo requerimiento judicial o extrajudicial para que, dentro del plazo de treinta días, acepte o renuncie la herencia(…) Transcurrido el plazo sin que el heredero renunciare, la herencia se entenderá adquirida definitivamente.”

En este caso, una vez practicado el requerimiento judicial y transcurridos los 30 días para aceptar o renunciar a la herencia deferida por doña María y a través de ésta la de don Domingo, ha de entenderse adquirida dicha herencia definitivamente por el hermano que no se había pronunciado al respecto. Por ello, mediante Auto de 2 de julio de 2014 del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Pamplona se tiene por adquirida definitivamente la herencia.

FB
FB

Comments are closed.