Contratos mercantiles en el ámbito tecnológico e informático

El arrendamiento de servicios y el outsourcing
4 abril, 2019
Fase precontractual y carta de intenciones
11 abril, 2019
Show all

El uso de las nuevas tecnologías, como por ejemplo el blockchain está teniendo más incursión en el mercado mercantil.

Por ello es muy habitual en el desarrollo de una actividad empresarial o mercantil.

Y eso determina que hay situaciones a tener en cuenta de cara a la aplicación e incorporación de esas tecnologías en la empresa.

Por ejemplo la gestión de datos en la red (internet).

Dentro de este tipo de contratos mercantiles podemos referir diversas cuestiones como:

-el uso de programas informáticos

-la necesidad de almacenamiento de datos

-el uso y diseño de páginas web.

-También actividades relacionadas con el desarrollo y uso de aplicaciones móviles, mantenimiento informático…

 

Como abogados expertos en derecho mercantil podemos asesorarle en este tipo de contratos tecnológicos e informáticos.

 

Cada una de estas situaciones puede implicar la necesidad de una empresa de contar con otra empresa o profesional más cualificado que pueda prestar estos servicios específicos en esta materia.

De ahí la necesidad de celebrar ciertos contratos que en su esencia son de prestación de servicios.

 

Lógicamente, cada contrato diferirá en su contenido. Fundamentalmente habrá que tener en cuenta el tipo de servicios a prestar y las condiciones que las partes quieran incluir en esa prestación.

 

No hay una regulación típica de los contratos informáticos

Las cláusulas vendrán determinadas por la negociación de las partes. En ocasiones puede que una de las partes trate de imponer unilateralmente alguna de las condiciones. Por ejemplo en el caso de contratos de adhesión.

 

En todo caso debemos tener en cuenta la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información. También la normativa de protección de datos personales.

 

Contratos informáticos frecuentes

Contrato de mantenimiento informático.

Es uno de los contratos mercantiles más comunes. Y que más se celebra en la práctica.

Hoy en día es esencial para las empresas que sus sistemas informáticos funcionen perfectamente. Que nada haga paralizar su actividad. Ello podría conllevar importantes pérdidas económicas.

En este contrato fundamentalmente se pacta precisamente la prestación de un servicio que asegure el oportuno uso de los bienes informáticos.

 Por ello es fundamental que se introduzcan mejoras y actualizaciones o adaptaciones precisas. También que se prevengan fallos o averías. Y además en el caso de producirse fallos o errores, se reparen de modo lo más inmediato posibles.

Normalmente se extiende el mantenimiento tanto el hardware (equipos) como al software (programas) de la empresa.

 

Contrato de outsourcing informático

La empresa de outsourcing se encargará de la gestión de los sistemas informáticos. También del desarrollo de aplicaciones y toma de decisiones.

Con ello permitirá a la empresa principal el acceso a nuevas tecnologías y recursos especializados de los que no disponía antes.

De todas formas sobre este contrato mercantil explicamos más de su contenido en otra entrada de nuestra web.

 

Contrato de desarrollo de software

En este caso lo que se encarga es el desarrollo de un programa para una empresa, en el que esta también ha participado en su creación.

Lo que la empresa cliente interesa es la colaboración de otra empresa o profesional para el desarrollo de un programa o software para una aplicación concreta que le interese a la empresa contratante.

 

Contrato de hosting o alojamiento de página web

Por medio de este contrato, una empresa principal contrata con otra (empresa de hosting) que le preste un servicio de alojamiento de su página web y contenidos web en el servidor de esa empresa de hosting. Se suele además incluir el servicio de conexión a internet.

Se alojarán por tanto datos de esa empresa principal en un servidor propiedad de la empresa de hosting.

Habitualmente esta empresa de hosting será también la encargada del tratamiento de los datos personales de los usuarios de esa web.

 

Temas que consideramos relevantes para la empresa que contrata son:

-Mantener la propiedad el dominio de la web (en la propia empresa) y

-Los contenidos que se van generando.

Es decir que nunca exista problema de propiedad del dominio de la web con quien efectúa el hosting. Esto evitará posibles problemas en el futuro.

 

Contrato de alojamiento en la nube o de prestación de servicios en la nube

Este contrato comprende la provisión de un hospedaje en internet de datos de una empresa. Se conoce como dejar datos en la nube. Además pueden prestarse otros servicios complementarios a ese principal.

Se podría proporcionar simplemente una infraestructura o plataforma como hardware para la empresa contratante principal donde almacenar sus datos o también proporcionarle algún tipo de software.

El acceso a los servidores y datos que se almacenan será online. En este tipo de contrato será importante concretar la política de acceso a los datos por la empresa contratante y por terceros.

 

Además cuestión a tratar que consideramos relevantes son:

-Cuestiones relativas a la seguridad de datos (que terceros no puedan acceder).

-Aspectos relacionados con las copias de seguridad periódicas (back ups).

La indicación de la geolocalización de los datos y del servidor donde se almacenan los datos.

-Cuales son las condiciones de portabilidad de datos y el tratamiento de los datos personales. En este sentido en principio, el encargado de ese tratamiento será el prestador de esos servicios en la nube, ya que se encarga de la seguridad de todos los datos.

-Además otras cláusulas que suelen ser frecuentes y habitualmente comunes en todos estos contratos informáticos y que les podemos asesorar al respecto como expertos abogados mercantiles.

 

Contrato de housing o alojamiento de equipos

En este contrato, la empresa principal tiene interés en que determinados servidores o equipos informáticos (hardware) de su propiedad se ubiquen en instalaciones de la empresa de housing. Esta última empresa proporciona un espacio físico, además de la energía eléctrica necesaria para su funcionamiento). A diferencia del contrato de hosting, los servidores o equipos en los que se contienen los datos e información sobre la empresa principal son de esta misma empresa principal; en el contrato de hosting, los datos de la empresa principal se alojan en servidores de la empresa de hosting.

 

Contrato de diseño de página web

Por este contrato se obliga una empresa o profesional a crear y diseñar una página web para otra empresa. Deberá ubicarla, por lo general en un determinado servidor y dirección electrónica.

Recomendamos que el dominio de la web sea siempre propiedad de la empresa que encarga el servicio.

 

Contrato de desarrollo de página web

En este caso, la empresa de desarrollo web se compromete a desarrollar informáticamente una página web.

Por lo general estos servicios incluyen normalmente el servicio de creación diseño de la página. Además de elaborar una estrategia para la empresa contratante que defina su presencia en internet.

Al igual que el contrato anterior, los materiales o contenidos a subir en la web pueden ser aportados directamente por la empresa cliente. También se puede pactar una relación de provisión o actualización de contenidos web con otra empresa o con la misma que se encarga de ese desarrollo web.

 

Contrato de provisión de contenidos web

En este caso el contrato se circunscribe a la prestación de servicios de suministro de contenidos para la web de una empresa. Los contenidos pueden ser diversos, pero deberían describirse su temática en el contrato mercantil que las partes suscriban.

 

En general, podemos indicar diversas cláusulas típicas en estos contratos informáticos:

 Fundamental la descripción del objeto del contrato

-Los servicios que se van a prestar

-Cómo se van a prestar tales servicios

-Plazos de ejecución.

En esta cláusula se deberá identificar el tipo de contrato en que nos encontremos (y de los que anteriormente hemos reseñado los más frecuentes en la práctica) pues determinará su objeto.

Es esencial incluir una clara y pormenorizada descripción de las condiciones de prestación del servicio de cara a facilitar la interpretación del contrato ante eventuales controversias entre las partes. También para el caso de incumplimientos contractuales.

Además se suelen incluir ciertos acuerdos de nivel de servicio (ANS) entre las partes para concretar el nivel pactado en relación con la calidad del servicio a prestar.

Entre otros deberes y derechos de las partes y responsabilidades como disponibilidad horaria o tiempo de respuesta ante la aparición de incidencias.

Esto es fundamental en el caso de contratos de mantenimiento y posibles averías o fallos informáticos o necesidad de actualizaciones informáticas.

Además habrá que pactar la aportación o no de recursos (humanos o materiales, tangibles o intangibles) por la empresa prestadora del servicio. En este caso habrá que indicar que recursos serán aportados por la empresa principal. Además cual es la documentación disponible y las garantías de la prestación del servicio.

Recomendamos como abogados mercantiles pactar claramente la responsabilidad por incumplimiento de la calidad del servicio pactado y posibles consecuencias. Por ejemplo penalizaciones económicas o resolución.

Además creemos que necesario tener cláusulas relacionadas con la política de uso de datos y de privacidad. Deberá contener también el acceso a los datos almacenados, seguridad y protección de datos almacenados. Como hemos señalado también la realización periódica de back ups o copias de seguridad.

 

Cláusula de responsabilidad de las partes

Por ejemplo en el caso de incumplimiento de las condiciones, resolución o por posibles daños y consecuencias de ello (indemnizaciones).

Otros acuerdos recomendables:

-Cláusulas de duración del contrato y condiciones de prórroga o renovación.

-Acuerdos relativos a la remuneración y forma de pago.

-Cláusula de confidencialidad.

-Cláusula de protección de datos.

-Cláusula de prohibición de contratación por la empresa principal de empleados de la empresa prestadora del servicio con indicación de su vigencia temporal.

– En su caso, cláusula sobre derechos de autor y propiedad intelectual.

 

 

Somos abogados especialistas en Derecho Mercantil, en contratación mercantil y arrendamientos mercantiles.

Estamos a su disposición en nuestros despachos de MadridSevillaPamplonaValladolidBarcelona y Palma de Mallorca.

 

FB
FB

Comments are closed.