Acciones Bankia
4 Febrero, 2015
Un particular ha logrado cancelar dos contratos de bonos estructurados de Barclays
9 Febrero, 2015
Show all

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Pamplona ha estimado la nulidad de un contrato de compra de deuda subordinada suscrito por un particular con la entidad Caja Duero. El motivo de la condena ha sido la existencia de error y vicio en el consentimiento por falta de diligencia informativa durante la comercialización del producto. Caja Duero deberá reembolsar los 22.000 euros perdidos en la inversión por el cliente.

Aunque es cierto que el afectado firmó diversos documentos en los que aceptaba y comprendía los riesgos de la compra de la obligaciones pese a que el producto, estos están escritos de una manera genérica que no acredita que pudieran ser comprendidos sin una explicación complementario. Esto mismo sucede con la orden de compra, redactada de tal manera que hace falta aclaraciones para ser comprendidas por el cliente.

En lo que respecta a estas explicaciones, la entidad no ha podido acreditar haber realizado explicaciones adecuadas para el perfil de particular minorista. De hecho, el empleado que explicó el producto, ha admitido que tan solo hizo referencia a puntos como la rentabilidad, la fecha de cancelación y que en caso de quiebra serían los últimos en cobrar, sin facilitar posteriormente datos sobre el estado financiero de la Caja o exponer las consecuencias reales de la inversión. Por tanto, el Banco incumplió su responsabilidad de transparencia y diligencia informativa hacia los clientes minoristas, tal y como exige la Ley del Mercado de Valores.


Dirección Letrada: Ignacio José Ferrer-Bonsoms Hernández.
Banco: Caja Duero.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.

Fuente: asuapedefin.com

FB
FB

Comments are closed.