Certificado de últimas voluntades

El albacea testamentario
27 mayo, 2019
El transporte terrestre de mercancías
30 mayo, 2019
Show all

Ejecución de las últimas voluntades y Sucesión Intestada en el Derecho Foral en España.

¿Qué es y que no es el certificado de últimas voluntades?

El certificado de últimas voluntades es un documento en el que queda acreditado que un determinado sujeto ha otorgado testamento. Y además ante qué notario lo ha hecho.

De este modo, se logra simplificar enormemente gran parte del proceso. Ya que la búsqueda se hace de manera muy rápida y sencilla.

Además, hay que hacer hincapié en el hecho de que, sin él, no puede llevarse a cabo ningún acto sucesorio.

Por lo tanto, puede decirse que su importancia es mucho mayor que la información que posee en sí mismo.

A su vez, el documento de últimas voluntades no es un papel oficial en el que se encuentren los deseos del testador. Tampoco una relación con todos los bienes que poseía en vida.

 

Aspectos importantes sobre el certificado de últimas voluntades

Lo primero que hay que hacer para obtener el certificado de últimas voluntades es rellenar y presentar en el organismo correspondiente el Modelo 790.

En este sentido, se puede solicitar y descargar de Internet desde la web oficial del Ministerio de Justicia.

Asimismo, también es posible pedirlo y entregarlo en los Registros Civiles de la ciudad o municipio en el que se reside. Además en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia y en las Oficinas Centrales de Atención al Ciudadano.

 

 Trámites para presentar la solicitud de certificado de últimas voluntades

La solicitud se debe presentar una vez que hayan pasado 15 días hábiles desde el deceso.

Asimismo, el modelo 790 debe ir acompañado del certificado de defunción original. O en su defecto, de una copia compulsada por el Registro Civil que corresponda. En él, además, deben constar los nombres de los progenitores del fallecido.

 

Fallecimiento producido después del 2 de abril de 2009

Por su parte, en el supuesto de que la muerte aconteciese después del 2 de abril de 2009, basta con presentar su Documento Nacional de Identidad o Número de Identidad de Extranjero. O por otro lado su número de pasaporte o cualquier otro documento oficial que acredite su identidad en su país de origen.

 

Abono de tasas

Por su lado, es necesario abonar las tasas que correspondan. En concreto en una entidad financiera que colabore con la Agencia Tributaria. O a través de cualquiera de las opciones de banca electrónica ofrecidas.

En estos momentos, estas están fijadas en 3,70 euros, si bien es cierto que cada año pueden variar en función de diversas circunstancias.

Para hacer todo este procedimiento de manera telemática, es necesario contar con certificado digital y acceder a la sede electrónica del Ministerio de Justicia.

 

Residencia en el extranjero

También hay que decir que, en el caso de residir en el extranjero, es obligatorio abonar las tasas correspondientes al Modelo 790 mediante transferencia bancaria.

Eso sí, esta ha de llevarse a cabo desde una entidad de las que figuran en el impreso anexo a dicho documento. Y que además tenga sucursal en el país desde el que se está operando.

En el caso de que se abone una cantidad equivocada, dicha entidad no podrá devolver el importe. Por lo que, para solicitar su reintegro, el interesado tendrá que abrir un expediente de devolución de ingresos indebidos.

 

¿Qué es un testamento?

Un testamento es el acto oficial que una persona dispone en relación al destino que quiere que tengan sus bienes una vez que se produzca su muerte. Para ello, lo único que dispone la ley es que el sujeto en cuestión tenga más de 14 años. Además que no haya sido incapacitado por un juez mediante sentencia judicial.

 

¿Qué tipos de testamento existen?

El testamento Ológrafo

Es aquel que, de principio a fin, redactado, fechado y firmado por el testador.

Para que sea efectivo, debe ser convalidado en un Jugado de Primera Instancia en el plazo de 5 años a contar desde que se produce su fallecimiento.

 

El testamento Abierto

Es el testamento que se presenta ante notario, haciendo a éste responsable de la conservación del original. Esto aporta la seguridad de que su pérdida o destrucción se hace prácticamente imposible. Este puede solicitar la presencia de dos testigos en el caso de que el testador sea ciego o no sepa leer o firmar.

 

El testamento Cerrado

Es aquel en el que el testador no revela su última voluntad. Sino que declara que esta está contenida en un documento, ya sea escrito, a mano o mecanografiado, a un notario. Cabe destacar que las personas que sean ciegas o que no sepan leer ni escribir no pueden hacer uso de esta fórmula.

 

El testamento de Hermandad

Regulación

Se regula en la Ley 199 de la compilación del derecho civil foral de Navarra.

 

¿Qué formas testamentarias admite el testamento de Hermandad?

Con excepción de la forma ológrafa, el testamento de hermandad puede revestir cualquier otra forma admitida en esta Compilación. Ello en tanto se cumplan todos los requisitos establecidos para cada una de ellas.

 

¿Quiénes pueden realizar este testamento de Hermandad?

Los navarros pueden otorgar testamento de hermandad tanto en Navarra como fuera de ella, así en España como en el extranjero.

Es necesario por tanto tener vecindad foral Navarra para otorgar testamento de hermandad.

 

¿Cuándo se realiza en el extranjero?

Podrán utilizarse las formas previstas por la ley que sea aplicable de acuerdo con las normas generales del Estado.

 

Somos abogados expertos en Herencias, sucesiones, y derechos hereditarios.

Estamos a su disposición en nuestros despachos de MadridSevillaPamplonaValladolidBarcelona y Palma de Mallorca.

 

FB
FB

Comments are closed.