La AP de Zaragoza declara la nulidad del contrato “Bonos Banco Popular”

Contrato de franquicia
Contrato de franquicia
24 Febrero, 2017
Sentencia
Clip Bankinter Extra – Sentencia 1261/2013
1 Marzo, 2017
Show all

Sede del Banco Popular en Madrid. Luis García [GFDL or CC BY-SA 3.0 es]

El Banco Popular ha sido condenado a restituir a uno de sus clientes con la cantidad de 36.072,44 euros, además de tener que devolver los 60.000 euros que el cliente entregó. Esta ha sido la decisión tomada el pasado 12 de enero por la Sección V de la Audiencia Provincial de Zaragoza, revocando una sentencia promulgada por el juzgado número 3 de Primera Instancia de Zaragoza y declarando la nulidad de un contrato de “Bonos Banco Popular“.

El cliente firmó en 2009 un contrato de “bonos Banco Popular”, por un valor total de 60.000 euros. Asimismo, en la misma fecha, firmó un contrato de depósito y de administración de valores donde se le clasificó como inversor minorista, sin constar que se le hiciese ningún test de test de idoneidad ni conveniencia.

La fecha de vencimiento de los “bonos Banco Popular” que el cliente había contratado había sido fijada para 2013. Sin embargo, en 2012 la entidad financiera decidió ampliar la fecha de vencimiento a noviembre de 2015, pues en 2012 las pérdidas de la inversión eran muy elevadas.

Por todo lo sucedido, el cliente procedió a demandar a la entidad en diciembre de 2015, reclamando la declaración de nulidad del contrato firmado y la restitución de la cantidad de capital depositado. Por su parte, Banco Popular opuso la excepción de caducidad, argumento estimado por el juez de primera instancia, pues consideró que el cliente pudo conocer en 2010 el contenido real de lo contratado, gracias a la información fiscal que el banco le remitió ese año, al igual que todos los demás.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Zaragoza, tras estimar el recurso de apelación interpuesto por el cliente, revocó la sentencia apelada por el mismo. La Audiencia ha recordado lo expuesto por el Tribunal Supremo acerca de la caducidad de la acción, es decir, que el cómputo del plazo comienza cuando el cliente es plenamente consciente del vicio del consentimiento que ha tenido lugar, debiendo probarse con diligencia razonable el momento exacto. Por ello, este argumento de la parte demandada queda desestimado por la Audiencia Provincial.

El Banco Popular queda condenado a devolver lo depositado por el cliente y a restituirlo con una cantidad de 36.072,44 euros, por haber sido declarada la nulidad del contrato por concurrir error como vicio del consentimiento, ya que no se siguió el procedimiento adecuado de información hacia el cliente, necesario en estos productos financieros “complejos”, definidos así por el Tribunal Supremo.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *