Swap Sentencia a Banco Cooperativo

Reclamaciones suelo de hipoteca
28 mayo, 2014
Participaciones preferentes: arbitraje y sentencias
2 junio, 2014
Show all

Se trata de la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Tolosa que condena a Banco Cooperativo por swap.

También puedes acudir a la Sentencia publicada por AsuapedefinEL JUZGADO DESESTIMA LA PETICIÓN DE CADUCIDAD DE LA ACCIÓN DE NULIDAD POR ERROR AL SUSCRIBIR EL SWAP.

Respecto a la excepción procesal de prescripción de la acción de anulabilidad, hay que decir que el plazo de inicio del cómputo del plazo a tenor de lo dispuesto en el artículo 1301 del Código Civil, no se produce hasta que se han cumplido las prestaciones de ambas partes, y en este caso se trata de un contrato de tracto sucesivo vigente en el momento actual, por lo que parece cifícil prescribir una acción de un contrato que aún está vigente, debiendo por tanto desestimar la petición.

DEBER DE INFORMACIÓN DE LA ENTIDAD AL SUSCRIBIR UN SWAP

Así mismo numerosas sentencias han de terminado que: “en atención a la naturaleza especial de este contrato, riesgos que comporta y difícil comprensión de alguna de sus cláusulas, la perfección del mismo está sujeta a un especifico deber de información por parte de la entidad financiera que abarca no solo el contenido del mismo contrato sino la idoneidad del cliente para suscribirlo. Así la Ley 26/1988 de 29 de Julio sobre Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito sienta en su art. 48 las bases que han de presidir las relaciones entre entidades de crédito y clientela, con el fin de lograr una eficaz protección de esta, estableciendo la necesidad de que ios contratos se formalicen por escrito, debiendo reflejar de forma explícita y con la necesaria claridad los compromisos contraídos por los contratantes v sus derechos.

La S.T.S. de 4 de noviembre de 2005 exige un plus de información y diligencia a la entidad financiera que comercializa productos financieros precisamente por su posición preeminente y privilegiada respecto del cliente, sea consumidor o no.

APLICACIÓN DE LA NORMATIVA MIFID AL SUSCRIBIR EL SWAP

La Ley 24/1988 de 28 de julio del Mercado de Valores, modificada por la Ley 47/2007 de 19 de diciembre que incorporó la Directiva 2004/39 (normativa MIFID) impone a las entidades crediticias que ofrecen un producto como el aquí contratado un especifico deber de información respecto a cuantas circunstancias conozcan v sean relevantes para la adopción por los clientes de decisiones de inversión, debiendo ser clara, correcta, precisa, suficiente v entregada con antelación suficiente a fin de que su conocimiento sea eficaz y no conduzca a incorrectas interpretaciones.

ERROR COMO VICIO DEL CONSENTIMIENTO AL SUSCRIBIR EL SWAPEl negocio de los Bancos reside precisamente en prestar dinero a un interés mayor del que paga, pero lo que no puede sostenerse es que el silencio y aceptación de las dos primeras liquidaciones practicadas, que resultaron favorables para las actoras, comporte un acto propio de aceptación del negocio cuando, como antes exponíamos, no consta acreditado que el Banco suministrara a las demandantes otra información que la firma de los citados documentos.

Si es doctrina reiterada la de que no es licito ir contra los propios actos, por exigencias derivadas de la buena fe que impone un deber de confianza en el trafico que impide defraudar la confianza que fundadamente se crea en los demás (SS.T.S. 28 enero y 9 mayo 2.000 y 9 abril 07 entre otras muchas), y la buena fe y la confianza resultan defraudadas por la otra parte, no puede exigirse a la contraria un comportamiento ajustado a anteriores actuaciones.

COMPLEJIDAD DEL SWAP

En algunos supuestos la cuestión litigiosa se presenta con un carácter general que meramente se vería determinado por la complejidad del producto contratado y al propia literalidad de los contratos litigiosos que vendría imponiendo a las entidades financieras el cumplimiento de unas específicas obligaciones de información y una mayor diligencia en ellas.

Ni dicho contrato ni la forma de concertación permiten concluir que la parte actora conociera la naturaleza del contrato y las obligaciones por ella asumidas, y entre ellas de que “conociese citando menos su posición de pago en determinadas circunstancias”, partiendo de que “la obligación de información previa y clara” era exigible a la entidad bancaria oferente del swap.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *