Arrendamiento. Responsabilidad ante un accidente

Arrendamiento de obra
28 noviembre, 2014
Responsabilidad contractual y lucro cesante
28 noviembre, 2014
Show all

El Juzgado de Primera Instancia reconoce en su Sentencia, recurrida posteriormente en apelación, que existe un contrato de arrendamiento de amueblamiento de piso con cocina de gas donde se produce un accidente con quemaduras.

Se trata de dilucidar cuál fue la responsabilidad de la demandada (arrendataria) en el evento.

En este sentido, dice la AP en su Sentencia, que hay que decir si se trata de una responsabilidad contractual o de una responsabilidad extracontractual precisar la existencia de una negligencia junto con un nexo de causalidad, habiéndose probado la causa, de forma que no quepa ninguna duda. De la prueba practicada resulta que efectivamente hubo un contrato de suministro con Repsol y se hicieron una serie de revisiones y que ello era competencia de la arrendadora. Asimismo consta que era necesario el cumplimiento de lo dispuesto en los arts. 7   del  R.D. 919/2006  (RCL 2006, 1665) y art. 22 del  R.D. 1085/92 (RCL 1992, 2169) que obliga por igual a propietario y ciertamente también al usuario, ya que el arrendatario debe cuidar de todas las instalaciones como también gestor del riesgo. Ahora bien hay que tener en cuenta que no es obligación del titular revisar unas instalaciones, puesto que hay un contrato de por medio y corresponde precisamente a Ramón Urquijo SL a través de su técnico el llevar a cabo la pertinente revisión. Así consta la intervención de asistencia ciertamente independiente hasta con cuatro revisiones de forma que si la demandada no fue la que contrató a Ramón Urquijo, sino que fue Repsol SA no tiene ninguna responsabilidad en la actuación del técnico enviado por Ramón Urquijo SA.

Es evidente que en este caso ha habido algún tipo de responsabilidad por parte de Dª Elsa y así es aceptada por dicha parte pero en ningún caso ello puede crear ningún tipo de solidaridad con hipotéticos responsables, porque aquí si es posible individualizar el respectivo comportamiento y hay que limitar como bien examina el Juzgador de instancia esa responsabilidad al tema de la rejilla. Es evidente por la prueba practicada que la principal causa del siniestro fue la falta de longitud de la goma y la ausencia de rejilla de ventilación no ha sido un elemento determinante en la deflagración por los razonamientos que se dan en la sentencia habiéndose producido la perdida de gas de forma súbita entrando el gas a incendiarse en contacto con el calor del horno de tal manera que la rejilla de ventilación poco ha podido incidir en lo ocurrido. En definitiva la única responsabilidad que podría atribuirse a la parte arrendadora desde el punto de vista contractual o en su caso extracontractual es la apreciada por el juzgador de instancia.

FB
FB

Comments are closed.