El arrendamiento de servicios y el outsourcing

Arrendamiento de industria
2 abril, 2019
Contratos mercantiles en el ámbito tecnológico e informático
10 abril, 2019
Show all

¿Qué es el arrendamiento de servicios?

El arrendamiento de servicios es un contrato mercantil por el que una de las partes se obliga a prestar a la otra un servicio por precio cierto. En este sentido hay que tener presente el artículo 1.544 del Código Civil, que regula este contrato. Esto llama la atención porque no es el Código Mercantil quien regula directamente el contrato.

Por lo que se refiere al ámbito mercantil, en este contrato quien presta los servicios es un empresario. Estos servicios son requeridos y contratados con él (empresario) por otra persona (llamado principal o cliente). Para ellos las partes suscriben un contrato mercantil de prestación de servicios o arrendamiento de servicios.

 

Son muy frecuentes los contratos de prestación de servicios entre empresas

Por ejemplo podemos referir servicios de mantenimiento, reparación, fabricación de materiales, instalación, asesoría o consultoría. Además informática, publicidad, marketing, comunicación…

 

Características del contrato mercantil de arrendamiento de prestación de servicios

 

Regulación en el Código Civil (artículo 1.544)

Esta regulación es muy general y un tanto obsoleta. Por lo que precisa de interpretación, y en muchos casos la ayuda de juristas mercantiles. Siempre habrá que atender a la realidad social en que se aplica, ajustando especificidades.

 

Respecto de las características concretas podemos señalar:

1.- Se trata de un contrato bilateral.

Necesariamente lo suscriben dos partes. Por un lado el empresario que presta el servicio. Por otro quien recibe el servicio (que podrá ser empresa o consumidor).

 

2.- Surgen obligaciones recíprocas entre las partes.

Una parte debe prestar un servicio, y la otra pagar por dicho servicio (por lo general).

 

3.- Es un contrato oneroso.

Es decir una de las partes recibirá un beneficio económico, por prestar un servicio. Lo contrario son los contratos gratuitos (por ejemplo una donación).

 

4.- Se trata de contratos mercantiles que no exigen requisitos formales especiales.

 

El prestador de servicios en el contrato mercantil de prestación de servicios.

Por lo general tiene una obligación de mera actividad, es decir de hacer algo.

No se trata por lo tanto esencial el resultado.

Lógicamente sí que resultará relevante el resultado en relación a como se prestó el servicio (qué calidad).

 

El arrendador se obliga desarrollar su concreta actividad profesional especializada diligentemente, conforme a su lex artis.

Pero sin que asuma la obligación de obtener un determinado resultado. Por ello si no alcanza dicho resultado no puede afirmarse que incumpla el contrato o lo halla prestado defectuosamente.

Por ejemplo encargar a un abogado especialista de Mercantil de Madrid obtener una sentencia favorable en un juicio.

Como existe libertad de pacto, las partes podría pactar una obligación de resultado en lugar de mera actividad.

 

¿Qué persona puede prestar los servicios contratados?

El prestador del servicio podrá ser una persona física o jurídica. En caso de persona jurídica podrá ser una Sociedad Limitada, Sociedad Anónima etc.

Se podrá pactar con dicha Sociedad la persona física en concreto que queremos que preste el servicio.

Según dicha persona el precio además podrá variar. En despachos de abogados especialistas en mercantil, por ejemplo, cobran una cantidad mayor los socios, que los abogados con menos experiencia.

En todo caso quien preste el servicio deberá ser una persona experta, profesional, especializada en una concreta actividad o servicio. Para conocer si alguien es experto debe estar al menos dado de alta en el IAE, y en su caso tener el certificado oficial de poder prestar un servicio (médicos, abogados, arquitectos etc).

¿Qué servicios se pueden contratar en este tipo de contratos?

Pueden prestarse todo tipo de servicios mercantiles. Podemos hablar por tanto de arrendamiento de servicios médicos, legales (como abogados mercantiles por ejemplo). También otros servicios como arquitectura, consultoría tecnológica, comunicación, mantenimiento, etcétera.

Al arrendatario normalmente le interesa y le resulta relevante a la hora de elegir quién le presta los servicios requeridos cuál sea la cualificación y la capacitación.

Por este motivo, suele prohibirse en el propio contrato tanto la subcontratación como la cesión.

Es decir, que se contrate para prestar el servicio a una persona que luego ceda el servicio a un tercero.

En ocasiones se pude contratar a un especialista que tiene un equipo, nos deriva a alguien de su equipo. En estos casos habrá que aceptar dicha cesión, ya sea tácita como expresamente.

 

Duración del contrato de prestación de servicios

Podemos distinguir dos tipos de contratos de prestación de servicios por su duración:

 

1.- Contrato como de tracto único.

En estos casos la realización del servicio mercantil se agota en una única prestación.

Por ejemplo encargar a un abogado mercantilista la revisión de un contrato de derecho internacional.

 

2.- Contrato de tracto sucesivo.

En estos casos se requiere la realización de varias prestaciones. Siguiendo con el ejemplo anterior sería no solo revisar un contrato de derecho mercantil internacional, sino a la vez efectuar más prestaciones (negociaciones, demandas u otros servicios de derecho mercantil).

 

El arrendamiento mercantil de prestación de servicio hecho por toda la vida es nulo.

Así por ejemplo lo confirma el artículo  1583 del Código Civil.

 

Contratos mercantiles por tiempo indefinido

En estos casos cabría siempre la facultad de desistir, denunciar o resolver unilateralmente el contrato.

Es decir, nadie puede estar obligado a estar vinculado jurídicamente desde el punto de vista mercantil.

Por lo general, nuestra recomendación como abogados mercantiles es pactar requisitos como preaviso, posibles indemnizaciones e incluso cláusulas penales.

 

Las obligaciones de las partes en el contrato mercantil de prestación de servicios

De acuerdo con lo previsto en el artículo 1.546 del Código Civil, se llamará arrendador a quien presta el servicio. Se llamará arrendatario quien recibe a su favor la prestación del servicio y debe pagarlo.

 

El arrendador o prestador del servicio tiene las siguientes obligaciones.

1.- Prestar el servicio y desarrollar su actividad diligentemente.

Además deberá actuar conforme a su lex artis ad hoc.

La lex artis significa actuar según su profesión o ámbito en que desarrolle su actividad.

Por ejemplo se entiende que obrando de esa forma se entienda razonablemente que se conseguirá el resultado correcto y concreto buscado por el arrendatario.

El arrendador no asume un compromiso de obtener ese resultado concreto sino solo de desarrollar una actividad encaminada a su consecución.

 

El grado de diligencia exigible al arrendador

Suele ser elevado. Se valora la concreta actuación desarrollada con criterios basados, en parámetros objetivos en relación con reglas de conducta que objetivamente se entienda que son las idóneas y eficaces para evitar cualquier riesgo en la consecución del resultado buscado.

 

2.- Obligaciones de información y confidencialidad.

El arrendador debe proporcionar durante la prestación del servicio oportuna información al arrendatario.

Asimismo, el arrendador debe guardar total confidencialidad. Este deber abarca  datos o aspectos de la vida privada, vida personal o intimidad del arrendatario. Todos ellos conocidos o a los que haya accedido con motivo o por razón del desarrollo de su actividad de prestación de servicios.

 

Obligaciones del arrendatario en el contrato mercantil de prestación de servicios

1.- En primer lugar, el pago del precio.

Se trata de la obligación esencial del arrendatario. Ese precio podría haberse determinado en el mismo momento de celebrarse el contrato. Pero también podrá determinarse una vez finalizada la prestación del servicio, con arreglo a unos criterios consentidos por ambas partes. Por ejemplo normas objetivas de honorarios, aún orientativas, fijadas por el colegio profesional al que pertenece el arrendador. O por ejemplo un precio por horas.

 

Recomendación de efectuar un presupuesto por los servicios mercantiles

Esto lo recomendamos como abogados especialistas en mercantil para evitar futuros problemas. Muchos de ello pueden llegar al juzgado.

De esta manera el servicio se presta una vez que se acepte el presupuesto.

Problemas de no tener presupuesto aceptado previamente

Si se carece de pude quedar la determinación del precio en manos del arrendador. Dicha determinación del precio no podrá ser arbitraria quedando limitada por los usos del sector profesional al que pertenezca el arrendador. En caso contrario podría ser impugnada con base en ellos por el arrendatario. Podría contravenir la factura final el principio de que el cumplimiento del contrato no puede dejarse únicamente al arbitrio de una de las partes.

 

2.- Colaborar con el arrendador o prestador del servicio.

El arrendatario debe desarrollar una actitud y comportamiento activos.  Por ello deberá colaborar con el arrendador evitando toda actuación que obstruya, dificulte o impida la consecución del resultado pretendido. Tampoco puede impedir al arrendador que pueda desarrollar su actividad de modo adecuado para llegar a su resultado final en la prestación del servicio.

 

Cláusulas principales típicas en los contratos mercantiles de prestación de servicios

Como abogados especialistas en mercantil o derecho mercantil, recomendamos la revisión del contrato de prestación de servicios.

En concreto recomendamos que dichos contratos tengas al menos estas cláusulas:

  • El objeto del contrato. Es decir la descripción del servicio a prestar.
  • Condiciones y obligaciones de las partes. Por ejemplo será importante describir y concretar en qué medida la obtención del resultado es esencial y vinculante para el prestador del servicio.

 

En este sentido puede llegar a que no conseguir el resultado no sea causa de incumplimiento.

 

  • Señalar el plazo para la prestación del servicio.
  • Duración del contrato y sus posibles prórrogas.
  • Posibles causas de extinción y resolución del contrato mercantil.
  • Retribución que el prestador del servicio recibirá. Por ejemplo qué cantidades y formas de pago. Además plazos de pago.
  • Consecuencias del incumplimiento de alguna condición u obligación derivada del contrato.
  • Cláusulas de confidencialidad.
  • Cláusula de prohibición de subcontratación.

 

En casos de prestación de servicios entre empresas

Como abogados especialistas en mercantil recomendamos incluir una cláusula por la que se prohíbe a la empresa principal contratar a personal de la empresa prestadora del servicio. Tal prohibición se establece incluso con vigencia posterior a la extinción del contrato de prestación de servicios. Habría que fijar por cuanto tiempo estaría vigente. Asimismo, se incluiría una indemnización ante el incumplimiento de esta cláusula por la empresa principal arrendadora.

 

Contrato de outsourcing

Muchas empresas tienen la necesidad de externalizar determinadas actividades. Por lo general se trata de actividades accesorias a la actividad principal.

Por ello surgen los llamados contratos de outsourcing, o de externalización. Son supuestos de descentralización empresarial o productiva.

En estos casos, la empresa principal (arrendatario) contrata (o subcontrata) a empresas o profesionales externos (arrendador). Ello con el objeto de que desarrollen determinadas actividades asociadas a la actividad principal del arrendatario.

Por ejemplo externelizar servicios jurídicos (abogados mercantilistas), servicios informáticos. También servicios de contabilidad y fiscalidad, gestión laboral y de recursos humanos, etc. Las ventajas para el arrendatario son centrarse en su actividad principal y reducir gastos (al contratar por ejemplo autónomos que también efectúan otros servicios a otros clientes.

 

Motivos para externalizar servicios o outsourcing

-Rentabilidad. Con este sistema se pueden rentabilizar mejor el tiempo y el personal con que cuenta el arrendatario.

-Especialización. Mayor especialización del arrendador en determinados sectores de actividad.

-Efectividad. Lograr mayor eficiencia en todas las actividades.

-Eficiencia económica.  Evitar mayores gastos de gestión de personal, teniendo personas externas desarrollando actividades secundarias para la empresa.

 

La eficiencia creemos que es la mejor ventaja de este tipo de contratos. Como hemos señalado se puede lograr una mayor especialización de cara al mercado y posibles clientes.

 

Desventajas de estos contratos mercantiles

Uno de ellos sin duda es la pérdida de control por la empresa arrendataria sobre esas actividades externalizadas.

Además pueden surgir conflictos por confidencialidad.

Por último puede ocurrir que finalmente el ahorro de costes conseguido al celebrar este contrato no sea tanto como el esperado.

 

Cuestiones importantes a incluir o tener en cuenta en un contrato de outsourcing

Por nuestra experiencia como abogados especialistas en derecho mercantil recomendamos en estos contratos pactar los siguientes extremos:

  • Los tipos de servicios que se van a prestar. Habrá que describirlos, además de su ámbito de aplicación y la forma de desarrollarlos.

 

  • El plazo de duración de la prestación de servicios. Además las posibles prórrogas y condiciones de renovación o preavisos.

 

  • La remuneración y forma y plazos de pago a la empresa de outsourcing. Se suele indicar también una descripción o desglose de conceptos. Por ejemplo los pagos por el servicio. Además gastos, descripción de otros cargos incluidos o excluidos…

 

  • Indicar las personas que desarrollarán esos servicios por parte de la empresa de outsourcing. Es frecuente indicar además la persona o personas de contacto o encargadas en la empresa principal que pudieran participar en esta relación con la empresa de

 

  • Es importante indicar qué recursos propiedad de la empresa principal serán o podrán ser utilizados por la empresa de outsourcing en la prestación de los servicios (bienes tecnológicos, bienes materiales, recursos económicos…).

 

  • También será esencial determinar cuáles son las condiciones para una cesión de recursos. Y además para su gestión por la empresa de Además en su caso, para su posterior devolución o transferencia a la empresa principal cuando finalice el contrato y la prestación del servicio.

 

  • Además la responsabilidad por incumplimiento de este contrato mercantil.

 

  • Entre otras cuestiones nos parece relevante señalar las causas de resolución o extinción del contrato mercantil. También las indemnizaciones o compensaciones económicas que pudieran derivarse de estas situaciones.

 

  • Suele ser común además añadir una cláusula de confidencialidad. Y por supuesto la cláusula de protección de datos.

 

  • Según los casos además recomendamos incluir cláusulas relativas a posibles derechos de propiedad intelectual derivados de los servicios prestados.

 

Somos abogados especialistas en Derecho Mercantil, en contratación mercantil y arrendamientos mercantiles.

Estamos a su disposición en nuestros despachos de MadridSevillaPamplonaValladolidBarcelona y Palma de Mallorca.

 

FB
FB

Comments are closed.