El TS declara nulo el contrato financiero de aportaciones financieras subordinadas Eroski

Los afectados por Bonos Landsbanki deberán demandar al banco vendedor
20 Febrero, 2017
Contrato de franquicia
Contrato de franquicia
24 Febrero, 2017
Show all
Aportaciones financieras subordinadas Eroski

Valla publicitaria de Eroski

A finales de 2016 el Tribunal Supremo declaró sin valor y efecto alguno la sentencia de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa que declaraba que el contrato firmado entre el demandante, que alegaba que debía ser declarado nulo, y Caja Laboral Popular Sociedad Cooperativa de Crédito había sido válido.

La parte demandante presentó la demanda en 2012, solicitando que se declarase nulo de pleno derecho el contrato financiero de aportaciones financieras subordinadas Eroski, contrato firmado entre el demandante y la entidad en 2004. En la demanda, se alegaba que se había dado error por vicio del consentimiento, debiendo declararse el contrato, por consiguiente, nulo. El Tribunal aceptó la petición del demandante, debiendo las partes restituir lo que se hubiesen entregado, hasta tener la situación patrimonial previa a la firma del contrato.

Con respecto al contrato firmado, la parte demandada afirma que no se le ofreció una información completa y suficiente del producto, de acuerdo a su naturaleza compleja y de los riesgos que le venían asociados. El perfil del inversor era el de un inversor “moderado y conservador”, no experto, según se declara en la sentencia.

Esta sentencia fue recurrida en apelación por la entidad bancaria. La Audiencia Provincial de Guipúzcoa estimó el recurso de apelación, revocando la demanda que había formulado el demandante en 2012. En ella el juez estimó que, por estar diplomado en ciencias empresariales el inversor, además de ser administrativo de una pequeña empresa, y su esposa ser trabajadora en Caja Laboral (especialmente se tomó en consideración este último hecho), les era posible acceder a la información completa del producto.

Tras lo expuesto, el demandante presentó un recurso de casación, que fue aceptado en junio de 2015. El Tribunal considera acerca de la excusabilidad del error, expuesta en la sentencia de la Audiencia Provincial, que el hecho de que la mujer trabajase en Caja Laboral “no supone que su marido tuviera acceso a una mayor información, pues ni siquiera se ha probado que los empleados de Caja Popular que comercializaban estos productos tuvieran una información adecuada sobre los mismos”.

Finalmente, el Tribunal ha declarado nulo lo dispuesto por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, declarando nulo el contrato firmado por ambas partes por incurrir error como vicio del consentimiento, pues es un producto complejo, por lo que se le debería de haber facilitado una información completa. Por ello, cada parte deberá restituir a la otra todo aquello que se hubiesen entregado, quedando la situación patrimonial de ambas igual que antes de la firma del contrato.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *