Anulado un contrato de swap de 2008

Resolución de la JUR relativa a Banco Popular
Resolución de la JUR relativa a Banco Popular
10 octubre, 2017
Sentencia
Aportaciones financieras subordinadas Eroski – Sentencia 154/2017
16 octubre, 2017
Show all

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Bergara ha anulado un contrato de swap suscrito en 2008 firmado y ha ordenado al banco devolver al cliente los 6.244 euros que perdió con esta inversión.

En noviembre de 2005, el consumidor contrató un préstamo hipotecario a interés variable con Caja Rural de Navarra por 114.666 euros para comprar una casa.  Dos años y medio más tarde, un empleado del banco le llamó por teléfono cuando el euríbor estaba subiendo de valor y le ofreció un seguro para que no pagara más de cuota hipotecaria.

A partir del medio año comenzaron a subir los costes

El consumidor, representado en el juicio por Ferrer-Bonsoms & Sanjurjo Abogados, firmó posteriormente la contratación de este producto sin leerlo previamente y sin llevarse copia alguna del contrato. En los primeros meses, los cargos que le supuso el producto no superaron los 46 euros. Fue a partir del medio año, cuando los costes comenzaron a subir a 250 euros, cuando acudió a la oficina bancaria para preguntar en qué consistía el producto que había suscrito.

El swap supuso para el cliente pérdidas por 6.244 euros. En el momento de la firma el banco no explicó los riesgos del producto, “limitándose a presentar las bondades del mismo para hacerlo más atractivo para el demandante”. Entiende el juez que la información “fue notoriamente insuficiente para que el cliente comprendiera el objeto y el alcance económico-financiero del producto”.

Las posibles pérdidas de las que informó el banco eran “irrisorias y totalmente ajenas a la realidad”

Abunda la sentencia en que el banco lo ofertó como un seguro sin riesgo y en las simulaciones se eliminó el riesgo de tal manera que las posibles pérdidas “se limitaban a cantidades irrisorias y totalmente ajenas a la realidad”.

Quedó demostrado que el cliente, “inidóneo y sin experiencia”, asumió “sin ser consciente” un importante producto financiero derivado de evidente complejidad para cualquier cliente no especializado, un producto que “puede arruinar total y completamente la economía del demandante” en función del comportamiento de los mercados.

Por todo ello, el juez declaró nulo el contrato de swap y ordenó al banco devolver los 6.244 euros que perdió el consumidor por este producto.

Entiende el juez que un swap “puede arruinar total y completamente la economía del demandante”, en función del mercado.

FB
FB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *