Acciones de Bankia: Sentencia

Reclamar Bonos Fergo Aisa
11 febrero, 2015
Sentencia que condena por acciones de Bankia
13 febrero, 2015
Show all

Sentencia de 1 de septiembre de 2014, la Juzgado de Primera Instancia nº6 de Vigo.

Bankia_Bolsa_Bankia-500x330

PRIMERO.- Pretensión de las partes.

La parte actora con fundamento en el articulo 1261 , 1265 , 1266 y 1303 del Código Civil , RDL 1/2007 de 16 de Noviembre por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General para la defensa de consumidores y usuarios, Ley de Mercado de Valores, Real Decreto 217/2008 sobre el régimen jurídico de las empresas de servicio de inversión y de las demás entidades que prestan servicios de inversión y RD 1310/2005 por el que se desarrolla parcialmente la LMV en materia de admisión a negociación de valores en mercados secundarios oficiales, de ofertas públicas de venta o suscripción y del folleto exigible a tales efectos, ejercitó una acción de nulidad de la orden de suscripción de valores de 22 de Mayo de 2009 por un importe de 18.000 euros y una acción de nulidad de suscripción de acciones de Bankia de fecha 6 de Julio de 2011 por importe de 15.000 euros.

Sostiene la parte demandante que, en ambos casos, no hubo información precontractual pues la información se le facilitó el mismo día de la contratación y que el producto era completamente incompatible con el perfil conservador y ahorrador de los demandantes y atendiendo a la falta de conocimientos económicos o bursátiles.

La parte actora también alegó que don Isaac sufre un deterioro cognitivo subcortical en posible relación con la enfermedad de Parkinson que si bien le fue diagnosticada en el año 2011, año de suscripción de las acciones de Bankia se venía manifestando desde finales del año 2008.

La parte demandada solicitó la desestimación integra de la demanda alegando en primer lugar, la excepción de caducidad de la acción de nulidad de la orden de suscripción de participaciones preferentes.

En segundo lugar, alegó como base de su oposición que Bankia actuó como mera intermediaria y comercializadora limitándose a prestar un servicio de inversión a la parte actora y que en ningún caso prestó servicio de asesoramiento financiero.

Sostuvo además que los actores conocían las características de las participaciones preferentes pues hablan contratado con anterioridad participaciones preferentes proviniendo parte de las litigiosas de un canje de participaciones de la serie I. Invocó la parte demandada la aplicación de la doctrina de los actos propios pues la actora ha estado percibiendo intereses derivado de las participaciones y ha tenido que realizar declaraciones fiscales de los distinto productos.

Alegó también la parte demandada el cumplimiento de la normativa vigente en materia de comercialización del producto.

QUINTO.- Oferta Pública de Acciones.

A continuación se analizará la acción de nulidad de suscripción de la oferta pública de acciones de fecha 6 de Julio de 2010 por importe de 15.000 euros, debiendo tenerse en cuanta igualmente los deberes de información previsto en el fundamento de derecho anterior.

En este caso la parte demandante ejercita la acción de nulidad basándose en la existencia de vicios en el consentimiento provocado por el error invencible sufrido a consecuencia del engaño de la demandada, quien con la oferta pública de acciones, pretendía financiarse ocultando su verdadera solvencia y suministrando información financiera falsa.

La parte demandada si bien solicitó la desestimación integra de la demanda, no formuló alegaciones como base de su oposición ni negó los hechos alegados por la contraria en su escrito de contestación a la demandada.

Al margen de la falta de oposición, en el caso de autos, concurre un hecho que si permite la declaración del vicio del consentimiento pretendido por la actora y con ello la estimación de la demanda, toda vez que la información sobre la solvencia de la entidad Bankia facilitada por los empleados de la misma de forma previa a la salida al mercado de la referida entidad en julio de 2011, fue notoriamente incorrecta.

La testigo, Doña Estela , manifestó en el acto de juicio que recordaba ser ella la empleada que se encargó de la comercialización de las acciones y que si bien, en ningún caso garantizó a sus clientes la obtención de beneficios, si transmitió la solidez de la empresa, porque en el momento de la contratación ella así lo creía y los números y la trayectoria de la entidad así lo reflejaban. Manifestó que le informó a los actores que las acciones salían a una cotización muy baja, que eran productos que no subirían de forma inmediata, que eran productos para “tener ahí durante tiempo”. Manifestó que un cliente minorista no podría prever la situación en la que desembocó la entidad pues si lo hubiese sabido no lo hubiese contratado.

De la documental aportada a autos se deduce que, la entidad Bankia salió a bolsa el 20 de julio de 2011.

La parte actora aportó como prueba documental el resumen de la oferta pública de suscripción y admisión de negociación de acciones de Bankia en el que se hace constar todos los riesgos asociados a este producto e incluye como única información financiera consolidada los estados financieros intermedios resumidos consolidados y auditados de Grupo Bankia para el trimestre cerrado a 31 de marzo de 2011 y el balance de situación consolidado a 1 de enero de 2011 a los solos efectos comparativos (sorprendentemente se permitió su salida a bolsa sin tener las cuentas auditadas).

Como analizó la sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Mataró en Sentencia de Junio de 2014, es un hecho notorio que la cotización fue suspendida por la CNMV el 25 de mayo de 2012 a petición de la propia entidad solicitando ese mismo día el Consejo de Administración al Estado una inyección de dinero público para el grupo del Banco Financiero y ahorro, matriz de Bankia en la que se integra ésta.

Es decir, que de la publicidad efectuada por la entidad previa al mes de julio de 2011 para la suscripción por los ciudadanos de las acciones de la misma, cuyos beneficios al cierre del ejercicio del 2011 se afirmaba eran superiores a los 300 mil millones de euros, se pasa el 25 de mayo de 2012 (fecha en la que se aprueba la reformulación de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2011) a unas pérdidas de 2.979 millones de euros, precisando la inyección del dinero público del Estado para evitar la declaración del concurso de acreedores de la entidad, dada su quiebra técnica y con ella, su disolución.

En el periodo intermedio que oscila desde el mes de julio de 2011 (salida a bolsa) hasta la inyección de dinero público a la demandada (mayo de 2012) Bankia estaba en situación técnica de declaración de concurso de acreedores (causa de la necesidad del rescate) hasta el punto de que la auditora Deloitte encargada de auditar las cuentas de la demandada, se negó a suscribir y avalar las cuentas de la misma por cuanto el Banco Financiero y de Ahorro (matriz de Bankia).

En definitiva, ha de destacarse que la entidad financiera en la fase de comercialización de las acciones trasladó a los clientes una información patrimonial y de solvencia económica que no era la real, contraviniendo la normativa expuesta en el fundamento de derecho tercero en cuanto a la necesidad de facilitar al consumidor una información veraz y objetiva y actuar con diligencia y transparencia, de forma que si los actores hubiesen conocido el estado verdadero de la entidad, con toda seguridad, no hubiesen efectuado la contratación.

Se aprecia, pues, que el Sr. Isaac y la Sra. Magdalena padecieron un error sobre el estado patrimonial y solvencia de la entidad demandada, constituyendo la causa de la suscripción de las acciones, considerándose que este error no puede en ningún caso imputarse a la parte demandante y no es excusable, ya que no podría exigírsele a un ciudadano medio que efectuase actividades de comprobación o verificación de la solvencia de la entidad.

Además de lo expuesto ha de destacarse también que la entidad demandada no cumplió con su obligación de elaborar el test de conveniencia de forma adecuada ni el test de idoneidad. Consta solo que se le realizó a Don Isaac el test de conveniencia, sin embargo aparece firmando por Doña Magdalena , no pudiendo ofrecer una explicación la testigo que únicamente contestó a preguntas de la Letrada de la parte actora que, pudiera ser porque le hubiese dicho a los clientes que firmasen en determinados lugares.

Se entiende que la parte demandada ha incumplido con la obligación legal que le venia impuesta.

En definitiva, se aprecia la existencia de error como vicio del consentimiento de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 1.266 del Código Civil , concluyendo el Tribunal Supremo en su Sentencia de 20 de Enero de 2014 que hay error vicio cuando la voluntad del contratante se forma a partir de una creencia inexacta, es decir, cuando la representación mental que sirve de presupuesto para la realización del contrato es equivocada o errónea. Por todo lo expuesto y, de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 1300 del CC procede declarar la nulidad de la orden de suscripción de acciones de fecha 6 de Julio de 2011 por importe de 15.000 euros, acordándose de conformidad con el articulo 1.303 del Código Civil que – Bankia devuelva el principal invertido a la Sra. Magdalena y al Sr. Isaac más el interés legal devengado desde el instante en que se materializó la correspondiente orden de compra en fecha 6 de Julio de 2011,

– La Sra. Magdalena y el Sr. Isaac estarán obligados a restituir a la entidad financiera todos los

rendimientos percibidos durante su vigencia con los intereses legales desde la fecha de percepción de cada uno de los rendimientos.

FALLO

Que ESTIMANDO la demanda presentada por el Procurador de los Tribunales Don Pablo Acosta Padín, en nombre y representación de Don Isaac y Doña Magdalena , contra la entidad bancaria Bankia S.A. declaro la nulidad por vicio del consentimiento en la contratación de la:

  1. Orden de suscripción de participaciones preferentes de fecha 22 de Mayo de 2009 por un importe de 18.000 euros y
  2. Orden de suscripción de acciones de Bankia de fecha 6 de Julio de 2011 por importe de 15.000 euros.
FB
FB

Comments are closed.