Abogado especialista en Bonos Estructurados

Condena a Banco Popular por bonos convertibles
23 diciembre, 2014
ABC: Barclays, condenado a devolver 330.000 euros a un jubilado al que vendió bonos estructurados
14 enero, 2015
Show all

BarclaysSe trata de la Sentencia de 18 de diciembre de 2014, del Juzgado de 1ª Instancia nº 71 de Madrid, que condena a Barclays a restituir al actor las pérdidas sufridas a consecuencia de la declaración de nulidad de los suguientes contratos:

  • Bono Estructurado BNP SAN POP: 256.676196 euros.
  • Bono Autocancelable emitido por Caylon: 68.836,90 euros.
  • Comisiones cobradas en concepto de depósito y administración: 7.516,70 euros.

TOTAL: 333.030,56 euros.

“La entidad bancaria demandada (Barclays) sostiene que cumplió fiel y puntualmente con las obligaciones de información legalmente exigibles y que el Sr XXX estaba en condiciones de entender las características de los productos contratados. Esta afirmación se basa en los siguientes datos:

1º) Que la suscripción de los productos litigiosos se llevaron a cabo en el contexto de las reuniones periódicas que los Sres. XXX y el demandante mantenían con el Sr. González para repasar sus inversiones. Que el trascurso de esas reuniones se presentó al progenitor del actor la operativa del producto para lo cual el Sr. González utilizó el folleto comercial elaborado por Barclays y se advirtió de forma clarísima que si contrataban el Bon Sector Financiero y el Bono FER, TEF asumían un riesgo de pérdida del capital.

2º) Que cuando los Sres. XXX y el demandante suscriben los Bonos Autocancelables ya tenían experiencia previa en la suscripción de productos parecidos, entendían el funcionamiento de un Bono Estructurado y habían asumido riesgos inversores con anterioridad.

Para resolver sobre la cuestión litigiosa, debe precisarse que la relación de XXX y la entidad bancaria Barclays se inicia en el año 2005, cuando el primero cuenta con 75 años, con el objeto de invertir la cantidad de 1.017.990 euros, que se había obtenido por la venta de un terreno; estas afirmaciones no son discutidas por la entidad bancario y, además, resultan acreditadas por los testimonios prestados por XXX y por XXX.

La entidad bancaria (Barclays) presentó al padre del demandante una propuesta de inversión, que se incorpora como documento nº 8 y 9 de la demanda. En lo concerniente a esta propuesta, el perito Sr Lamonthe Fernández refiere en el acto del juicio que los productos financieros que se contemplan en la misma suponen un riesgo medio-bajo; que el perfil inversor del Sr XXX era medio-bajo. Asimismo, el perito D Julián Barrios Sánchez, propuesto a instancia de la demandada, indica que el perfil del Sr XX es el de un inversor moderado; que no era un inversor especulativo; que los productos incluidos en la propuesta de inversión se pueden calificar de “riesgo medio-bajo”.

Es cierto que el padre del demandante invirtió en un Bono Estructurado denominado “Cesta Autocancelable Acciones a 5 años”. Ahora bien, este bono garantizaba el capital invertido a diferencia de los productos litigiosos.

Los datos anteriores evidencian, que el Sr XXX cuando firma las órdenes de compra no tenía conocimientos, ni experiencia para comprender la dinámica y riesgos de los productos que contrataba.

En lo concerniente a la información suministrada al cliente, solo consta la que aparece en las órdenes de suscripción de los Bono Sector Financiero y el Bono FER, TEF (documentos 14 y 15 de la demanda).

Pues bien, los términos en que aparecen redactadas la órdenes de contratación son insuficientes para obtener un conocimiento cabal de lo que verdaderamente constituyen su objeto como puede observarse de la simple lectura de los documentos aportados por la demandante. No cumplen el contendí mínimo que recomienda la Circular 3/200 de la CNMV.

Los folletos comerciales elaborados por la entidad Barclays y los documentos con los términos y condiciones definitivos de la emisión (documentos nº 7 a 10 de la contestación a la demanda), no aparecen suscritos por XXX. Sin embargo, era práctica habitual del banco que los clientes firmasen la documentación que se les entregaba, como revela el documento nº26 de la demanda. Siendo así, no goza de credibilidad la declaración testifical de XXX sobre que explicó a los Srs XXX y al actor la operativa de los productos sirviéndose de folletos comerciales. Además, no puede obviarse su subjetividad en cuanto empleado de Barclays que comercializó los productos cuya nulidad se pretende.

En base a lo anterior se puede concluir, que la entidad bancaria (Barclays) ofreció un producto inadecuado al perfil de riesgo del cliente. Además, no se cumplió el deber informativo que exige la legislación vigente aplicable al caso, no consta que se le haya proporcionado al actor, ni a su padre, la documentación e información necesaria para conocer el verdadero contenido y alcance de las operaciones que concertaban, y de los riesgos concretos que tenían los contratos que suscribieron, lo que implica que prestaron el consentimiento viciado por un error invencible, que determina la nulidad de los contratos de conformidad con los establecido en al artículo 1261 del cc.”

Ferrer-Bonsoms, Abogados es un despacho con sede en Madrid, Pamplona y Sevilla especializado en de Derecho Bancario. Hemos obtenido importantes sentencias a favor de nuestros clientes.

FB
FB

Comments are closed.